El de marketing... ¡A la calle!

No, no nos hemos vuelto locos. No queremos despedir a nadie. Una crítica que recibimos algunas veces la gente de marketing es que desde el despacho o la oficina se ve todo muy fácil. Algunos sabemos lo duro que es vender porque hemos pasado anteriormente por puestos de comercial, pero hay otros que no.

Además, pese a que hayamos pasado por ello, viene bien tener un pulso constante con el mercado y conocer de primera mano cuáles son las inquietudes del mercado.

No tiene sentido diseñar una acción tras otra y vivir viendo los resultados tal y como llegan a nosotros. Hay que bajarse a la calle. Entendemos que para diseñar grandes acciones hay que entender no sólo al cliente, también al comercial.

Realizar visitas a clientes o a lugares donde se produce la venta (hipermercados por ejemplo en gran consumo) nos ayuda a controlar los siguientes aspectos:

  • Conocer de primera mano la reacción de los clientes
  • Comprobar si los comerciales realizan aquello que se les solicita
  • Detectar campos de mejora para próximas acciones de primera mano
  • Revisar en el campo de batalla la idoniedad de la acción. Puede ser que sobre el papel tenga sentido y que carezca de él en el punto de venta.

Muchas veces no nos llega suficiente feedback sobre aquello que diseñamos, así que...

¡VAMOS A LA CALLE A COMPROBAR QUÉ PASA CON NUESTRAS IDEAS!

Es posible que el comercial se comporte de forma diferente cuando le acompañas una vez, pero si lo haces como costumbre, empezará a comportarse con naturalidad. No sólo hay que ir con él, hay que realizar visitas a los lugares de venta, como bares, para revisar que todas las acciones diseñadas para el punto de venta se implanten tal y como fueron concebidas.

Así, lo que pretendemos es no perder la realidad del mercado y sólo ver a los clientes a través de la ventana de la oficina

borjaime, the marketing take away

jaimevalverde

http://marketingtakeaway.com
Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir