El don y el personal branding

Siempre he creído que todos cuando nacemos tenemos un don, ese algo especial que nos hace únicos y que algunos tenemos la suerte de detectar desde canijos.

Recuerdo una vez cuando era pequeño el haber ido con mis padres a misa un domingo por la tarde. Calculo que debería tener alrededor de los 5 o 6 años y estaba haciendo lo que cualquier niño hace a su edad en una iglesia… imaginarme que salvaba al mundo en mi supernave espacial y pensar que seguramente el cura era uno de los lagartos de V disfrazado de humano encantador que sonreía a todo el mundo… (Sí, ya…claro…)

Fue en una de estas que estaba yo preparando el rayo láser mental para zumbar a uno de los monaguillos cuando sucedió… ella estaba ahí, disfrazada de ancianita apacible con una sonrisa perturbadora; el corazón me empezó a palpitar, la pierna me temblaba, los Queen sonaban en mi cabeza…era como en “Los Inmortales”, me estaba apareciendo el don…y ese don (Intuición) me decía que era ella, que “eso” no era una ancianita… ese don me decía que era una bruja… LA BRUJA… y me estaba mirando. Sí amigos, justo en los bancos de la derecha, tercera fila, toda de negro, pañuelo en la cabeza, cuatrocientos años calculo…mirándome con esa mirada que me decía “te voy a cocinar esta noche junto a los restos de tus amigos el Cabra y el Chuli…”

¿Qué os voy a decir? Me pasé el resto de la misa agarrado a la pierna de mi padre que no entendía muy bien qué me pasaba y rezando lo del “Jesusito de mi vida” una y otra vez sin parar y de carrerilla… pero llegó la hora, el cura dio la bendición y mis padres, muy en contra de mi voluntad, me sacaron medio arrastras a la calle… y allí estaba ella, esperando, como el buitre que espera dando vueltas a que el pobre carnerito muera…

Y de repente vino hacia mí…

Según se iba acercando yo mentalmente me iba despidiendo de todo aquello que quería: mis padres, mis abuelos, mi álbum de cromos, mi poster de Paco Buyo… y justo en el momento que echó la mano al bolso y que (mi don me lo decía, la intuición otra vez) fue a sacar la “varitapulverizadoradeniñosindefensos” la pobre mujer sacó una bolsita de caramelos y me la dio…

Silencio.

De aquel momento sólo recuerdo a la señora diciendo a mi madre que por qué se había asustado su hijo, a mi padre regañándome porque no había dado las gracias… y a mí diciendo para mis adentros: “Tranquilo, tienes el don, es tuyo, sólo tienes que entrenarlo…”

Y lo hice, vive Dios que lo hice. El don me ha acompañado durante toda mi vida, como cuando me dijo que iba a ser guitarrista y a lo más que llegué fue a zambombista, o como cuando iba a una discoteca y  me decía “esa chica está por ti”, o incluso cuando me dijo “compra la casa ya, que la vivienda nunca baja”…en fin, que sólo le faltó decirme que invirtiera en Bankia…

Pero amigos, he descubierto que por desgracia este don no es único, que este don lo comparto con más gente…

Sí, me refiero a aquellos que vaticinaron que todos los negocios nos íbamos a mover a ritmo de Instagram, Flickr o Tumblr; a aquellos que pronosticaron que lo crucial sería estar en las Redes Sociales y llenar tu Timeline de “Me gustas”…. Esos que ahora, cuando Manta saca su Q1 SMB Wellness Index donde dice queel 61% de las pequeñas empresas no ve ROI en sus actividades enSocial Media, y del 39% que sí, el 70% obtiene menos de $2,000 en tres meses (eso en Estados Unidos que van con un velocidad más en esto del Guaysismo), se quedan reflexionando pensando para sus adentros: “Tranquilo, tengo el don, es mío, sólo tengo que entrenarlo… con otros”.

Sí, a estos del don se les olvidó contar que para vender algo tienes primero que tener un producto o servicio que demande la gente o al menos crear la necesidad para luego cubrirla… y luego ya lo venderás por tierra, mar o aire, pero las bases de un negocio son esas… e indudablemente Internet es ahora el mediopero un medio sin nada es, como decía el poeta, un jardín sin flores*.

Aunque amigos míos, por desgracia me da que los del don están volviendo a resurgir, al igual que los revivals de los grandes de la música que vuelven a tocar como Prince o Bowie, pero que en España nos llega en formato “Duro de Pelar”.

Sí, últimamente y quizás por la situación crítica que vive este país, se está (están)poniendo de moda esto delPersonal Brandingpara conseguir trabajo y en cierto modo hasta no me parece mal, pero siempre sentando las bases, porque ahora no sólo hablamos de empresas sino de personas, y personas que lo están pasando mal.

Dentro de esta nueva tendencia “cool”, lo más de lo más parece ser que es escribir un blog, y os juro que no tengo nada en contra de que todo el mundo mundial empiece a escribir sus propios blogs, yo mismo lo hago, pero habrá que ver entre tanto overbooking de blogs qué leche leemos y, sobre todo, quién de nuestro posible público objetivo (empleadores) nos lee. Por otro lado y volviendo al inicio de este post, si todos tuviéramos el don de escribir ninguno sería especial y todos seríamos una especie de Pérez-Reverte o Gómez-Jurado en modo post, lo cual me lleva a recordar cuando a todos de pequeños nos decían que íbamos a ser como Butragueño…

Pero lo peor de todo es que para conseguir un trabajo tienes que tener cualidades, actitudes y experiencia, y sin estas tres, puede que suene la gaita, te toque la lotería y hasta la Virgen de Fátima se te aparezca a través de tu blog y consigas ese trabajo tan esperado, pero tienes todos los condicionantes (y más en la situación que vivimos) de durar menos que una Interviú en la puerta de un colegio.

Quizás, sólo quizás, deberíamos de enseñar a la gente a construirse un futuro real(o al menos intentarlo), a hacer cosas por las que antes se pasaba y ahora parece que no, como la de meterte en un sitio de aprendiz sin cobrar en dinero sólo por aprender una profesión; a demostrar antes que exigira sentar las bases de cómo construir un negocio (que no copie a otro ni quiera ser un “wannabe”) con un mínimo de garantías de sobrevivir y, en definitiva, a dar pasos cuanto más firmes mejor en busca de un futuro profesional.

Esta intuición que tengo desde pequeño me dice que cuando la cosa mejore y todos o casi todos vuelvan a trabajar, esto del Personal Branding y los miles de Blogs que se hayan creado se quedarán en una simple anécdota para la mayoría… pero claro, esto puede que lo tenga que seguir entrenando, que esté ahí y que sólo yo lo vea, porque al final es lo que es, un simple Don.

*Nota del autor: había otro poeta en Carabanchel que decía otra cosa, pero me la ahorraré para no herir susceptibilidades.

Valentín Hernández

www.guidance.es
@valen_hernandez
Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir