El negocio del frikismo 2.0

Bollicao, Yellow Mellow, Belena Gaynor, MariamMyops,... No. No estoy hablando de personajes frikis de manga. Estoy hablando de personajes frikis, de otra cosa. Estoy hablando de algo que me alucina en general, y que me ilusiona en particular. Estoy hablando del fenómeno de los Vloggers, que para los cultos que sólo nos leéis a los Bloggers con B, la diferencia está en que los Vloggers se graban, en vídeo, y lo publican principalmente en YouTube. Los Vloggers básicamente son personas que se han dado cuenta de que son raras, y han decidido explotarlo. Y han escogido el mejor momento para hacerlo. Porque dependiendo de tu sentido del humor, probablemente pienses que sólo se hacen gracia entre ellos. Pero lo cierto es que, a efectos prácticos, han creado una comunidad de gente que disfruta con ellos.

Hasta aquí, suena todo a hobby maravilloso. Ahora cambiemos hobby por negocio.

Probablemente pocos de vosotros conoceréis a un señor llamado Valentí San Juan, porque mis lectores no ven televisión ni nada de eso, ellos sólo me leen a mí, a Friedrich Nieztsche y a Punset. A lo que iba: El señor en cuestión es un profesional de las marcas, que ha dedicado su vida laboral a la creación de contenidos, y al que le gusta mucho la marcha. Se embarcó a crear nada más y nada menos que un late night show, algo parecido a un programa de televisión, pero sin la pasta necesaria. Un par de anunciantes atrevidos financiaron el proyecto, y... voilà! Nace el primer programahecho única y exclusivamente desde las redes sociales, y todo Low Cost. El triunfo del negocio 2.0. Se emite cada jueves por streaming en directo, y se puede asistir como público en el Alexandra Teatre de Barcelona. Se llama Visto lo visto.

¿Recordáis los frikis de los que hablaba al principio? Son el principal protagonista de todo este jaleo. Quiero pedir disculpas porque llevo medio artículo hablando de negocio y todavía no he pronunciado la palabra "crisis". Ya está. Ya podemos seguir. Íbamos por lo de que hay marcas que confían en estos frikis. Y esa confianza se traduce en negocio. En negocio a través de las redes sociales. El negocio del frikismo 2.0. Lo maravilloso de todo esto, es que funciona.

Conclusión. No basta con ser frikis, porque ya sabemos que todos lo somos de algo. No basta con ser raros e ir diciéndolo por ahí. Se trata de conseguir que nuestra rareza sea relevante para alguien. Y frikis del vídeoblog como Bollicao, Yellow Mellow, o mi colega Belena Gaynor (que me consta que os gusta mucho, pesaos), lo han logrado. Con negocio de por medio. Lo segundo que me motiva más, es que esta gente se ha desprendido de la idea de pretender gustar a todo el mundo. Porque si tú te grabas ante una cámara haciendo el gilipollas, a no ser que seas Salvador Raya, eres consciente que habrá gente a la que le parecerás eso. Gilipollas. Pero eso no les ha tirado para atrás, y ahí los tenéis, disfrutando con los suyos, con su comunidad, de lo suyo. Por mucho que a los demás les joda. E insisto; con negocio de por medio.

Me gustaría felicitarles desde aquí. Por reírse tan bien de sí mismos, y a la vez reírse de todos aquéllos que hablan de crisis mientras se hacen cosas tan interesantes.

Òscar Berruezo.

OscarBerruezo

http://contradigojj.blogspot.com
Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir