El outsourcing de contenidos, un recurso muy rentable para las empresas

La subcontratación de servicios, outsourcing, es una práctica habitual entre las empresas, que consiste en ceder la gestión de ciertas áreas del negocio a personas o sociedades ajenas.

Desde hace años, compañías de diferentes sectores vienen practicando el outsourcing  como herramienta de utilidad para agilizar sus procesos, abarcar funciones en las que no están especializadas, rentabilizar sus recursos financieros y capitalizar los componentes humanos. A las subcontrataciones mas extendidas por su madurez en el mercado,  como  las empresas de asesoramiento contable y jurídico, consultoría, publicidad, servicios tecnológicos (informática, hosting, desarrollos, implantación de sistemas, etc), call-center, logística…se pueden añadir nuevas funcionalidades que comienzan a ser  muy demandadas. Por ejemplo, las áreas de recursos humanos, fuerzas de ventas, dossiers de prensa,  gestión de conferencias, formación para empresas, organización de eventos, relaciones públicas o gestión de contenidos. Multitud de empresas de estas áreas se están abriendo paso poco a poco , y sin duda en pocos años vivirán procesos de maduración similares a sus antecesores especializados en otros servicios.

En ciertos tipos de subcontrataciones, como consultorías de marketing, de gestión estratégica, gestión de procesos de negocio, etc, se establecen fuertes relaciones entre la empresa demandante y la que ofrece el servicio. En estas ocasiones el asesoramiento implica conocer a fondo la cultura, los sistemas de trabajo, los objetivos, estrategias, y demás informaciones acerca de la empresa cliente, y requiere que el proveedor de los servicios de outsourcing trabaje mano a mano, casi como un socio, más que como un mero proveedor. Lógicamente la confidencialidad es absolutamente estricta y la colaboración mutua es y debe ser plena.

En el mundo de los negocios nos movemos en un entorno en el que la especialización es cada vez más profunda. Esto conlleva múltiples ventajas y algunos inconvenientes, como la necesidad de cubrir áreas en las que la empresa no genera recursos, ni tiene capacidad funcional para cubrir los “agujeros” provocados por la necesidad de una alta especialización. Aparecen pues nuevas exigencias, y se hace necesaria la oferta renovada de servicios inexistentes hasta el momento. Podemos tomar como ejemplo el outsourcing de contenidos, que consiste en la subcontratación de la creación, mantenimiento y desarrollo de contenidos para los medios de comunicación. Una oferta de colaboración que le permite al medio disponer de un departamento de redacción al completo, con periodistas, fotógrafos o ilustradores especializados en las diversas materias, sin necesidad de afrontar los gastos que supondría el mantenimiento de estos profesionales dentro de la plantilla de la empresa.

La experiencia de los proveedores de contenidos demuestran que la opción de subcontratación no solamente es requerida por empresas dedicadas a la edición, ya que  numerosas empresas especializadas en la distribución, y en muchos casos creación de contenidos, tienen también en ocasiones la necesidad de generar nuevas ideas o artículos de temas muy especializados, que sus equipos en  ese momento no pueden generar.

Lo más novedoso del outsourcing es que aporta grandes ventajas económicas y de gestión, facilitando además la innovación y regeneración de los servicios.  Permite también contar con un amplio número de profesionales especializados en diferentes áreas y necesidades de la empresa, consiguiendo un altísimo nivel de calidad y sin incrementar los costes fijos. Subcontratando se obtienen además numerosas ventajas adicionales, como una mayor concentración en la actividad propia del negocio, maximizando los recursos al orientarlos únicamente hacia la actividad básica de la empresa, o el enriquecimiento de ideas aportado por el asesoramiento externo. Todo esto acelera el crecimiento de la empresa y unos mejores niveles en la prestación de servicios,  sin incurrir en costes importantes.

La externalización es un fenómeno imparable. Nuevas soluciones para nuevas necesidades, en un entorno de mercado en el que la especialización de las empresas es cada vez  mayor, y en el que la calidad de los profesionales y de los trabajos y procesos es cada vez más alta. Más nivel de exigencia y más nivel de calidad se traducen, con la ayuda el outsourcing, en una reducción de las funciones internas, y en un aumento de la capacidad productiva y un altísimo nivel de desarrollo. Es el presente que algunos ya vivimos y el futuro que está por desarrollar en muchos más ámbitos.

barbara

http://lafabricainteractiva
Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir