Javier Carril Socio Director de Execoach

El rol del director de marketing en la motivación de los empleados: ¿Qué medidas debe tener en cuenta?

director de marketing

En cualquier equipo de trabajo hay un líder encargado de gestionar, coordinar y desarrollar las acciones del equipo o departamento. Su papel es fundamental para el correcto funcionamiento del mismo y es necesario que cuente con las técnicas y formación necesarias para llevar a cabo su labor de la mejor manera posible. Ocurre en todas las compañías y departamento, pero cuando más vertiginoso es el ritmo, más importante es ejercer ese papel correctamente. Y si por algo se precian los departamentos de marketing es por trabajar con ritmos acelerados y reportings constantes que se traducen en una presión constante que hay que saber gestionar.

Según un estudio que evaluaba el efecto que tiene el estrés en el trabajo, el 79% de los directivos europeos están preocupados por este problema. Sin embargo las empresas suspenden en este campo, ya que menos del 30% de ellas cuentan con un procedimiento para hacer frente al estrés, acoso o violencia ejercida por terceros en el lugar de trabajo. Esto deja al descubierto el cómo las organizaciones están atrasadas en materia de liderazgo y motivación de los empleados.

La presión del equipo de marketing para superar las metas establecidas puede incitar al director a caer en la gestión basada en el miedo, que puede tener un efecto de mayor productividad a corto plazo, pero que a largo plazo supondrá un handicap en el proyecto.

Aún conociendo todos estos hechos, vemos como la mayoría de las empresas siguen sin comprometerse en mejorar las capacidades de liderazgo de sus managers.

Esto supone un gran error que puede poner en peligro la estabilidad del departamento o la compañía. Es responsabilidad de las personas encargadas de dirigir estos equipos generar un ambiente laboral que sea productivo y que fomente la felicidad o el bienestar.

Pero para que esto suceda, es necesario un alto nivel de compromiso por parte de los directores, siendo vital la adopción de unas determinadas conductas y habilidades que pueden y deben entrenarse. Para ello, dedicar tiempo a la formación de líderes en esta materia es algo esencial.

En base a esto, y gracias a mi larga experiencia trabajando con empleados y directivos de diferentes empresas y sectores comprobando como mucha gente no es feliz por no tener un buen jefe, desde Execoach hemos recopilado una serie de conductas y habilidades clave que un director de marketing debe tener en cuenta:

1. Escuchar con atención y empatía. Si hay una habilidad de liderazgo esencial en la formación de un director, es la escucha activa. Nuestra forma de trabajar ha cambiado con la irrupción de la tecnología, haciendo que los empleados se encuentren hiperconectados de una forma más rápida, pero menos personal. Es frecuente ver cómo los directivos no emplean el tiempo suficiente en escuchar a sus equipos y saber cuáles son sus necesidades, tanto personales como profesionales. Entrenar esta habilidad es algo que tendría que ser prioritario en las empresas. Pero es importante simplemente saber escuchar, sino qué hacer con lo que se escucha. De nada sirve trabajar este aspecto, a posteriori, no se lleva a cabo ninguna acción con la información recogida, además de generar entre los empleados un aumento de la desmotivación.

2. Reconocer el esfuerzo y la actitud. En muchas ocasiones, para un directivo es muy complicado reconocer a menudo el trabajo bien hecho, el esfuerzo o la actitud positiva de sus empleados. Puede ser por cultura o educación, o porque realmente no ha tenido visibilidad o tiempo, pero este hecho es uno de los motores clave para la motivación en el trabajo.

Muchas veces directamente se asume que sus empleados están contratados para hacer un trabajo bueno y efectivo, y que no es necesario reconocer un mérito.

Hay otros motivos para no hacerlo, como la vergüenza, pereza, cansancio, estrés, confusión. Es algo contra lo que se debe luchar y crear rutinas y maneras específicas para reconocer el trabajo, que hagan al equipo sentirse valorado.

3. Organizar reuniones eficientes. Una de las quejas que tiene una mayor reincidencia entre los empleados es la realización de una reuniones que se vuelven eternas, que no tiene una estructura clara, sin objetivos, que se vuelven improductivas, absurdas y carecen de sentido.

Siendo las reuniones un elemento esencial para aumentar el rendimiento y definir objetivos, tenemos que preguntarnos el porqué de este número tan elevado de reuniones inefectivas. Es tarea del director de marketing planificar y desarrollar estas reuniones para que afecte directamente en la motivación de los colaboradores, disminuyendo su frustración e impotencia. Y también dejarles el tiempo suficiente para cumplir con sus objetivos y que no caigan en la frustración.

4. Liderar el cambio organizacional. El directivo tiene que adoptar un papel activo en el impulso de los cambios que se han llevado a cabo en la empresa, ya sea una transformación digital o la implementación de un nuevo estilo de liderazgo. El empleado debe sentir como suyo el ADN de una empresa. Para hacerlo tiene que servirse de la visión, propósito y valores, y saber cómo involucrar al trabajador en ellos, ya que si conseguimos que el trabajador vea que su trabajo contribuye a un fin importante y noble, veremos como su nivel de compromiso y motivación se verá aumentado. Además, el líder tiene que conseguir alinear su propósito personal y vital a los valores de la organización, lo que aumentará su credibilidad.

Javier Carril, Socio Director de Execoach

Te recomendamos

ATRESMEDIA

FIESTAMKD

Yoigo

Podcast

A3media

Compartir