Eva García Barrera Directora de Marketing y Comunicación de IED Madrid

Encontrando el porqué como estrategia de marketing educativo

educativo

Los candidatos a entrar en el sistema educativo superior tienen en la actualidad cientos de opciones entre las que elegir para realizar sus estudios superiores solo en España.

Estas opciones se multiplican exponencialmente si su objetivo es realizar sus estudios superiores en el extranjero. La competencia entre instituciones de enseñanza superior es, por tanto, en la actualidad, feroz.

Tradicionalmente la educación superior ha tendido a moverse más lentamente que otras industrias en términos de estrategias de marketing. A pesar de la juventud de muchas escuelas, se han movido a ritmo de dinosaurio. Pero la universidad no ha sido ajena a la revolución tecnológica ni a que ahora, sus públicos objetivos tienen acceso a más información, en más canales y con una demanda de inmediatez de la información que ha propiciado que los centros educativos hayan tenido que romper con actitudes acomodaticias.

La explosión de la creación de centros de enseñanza superior unida a la revolución tecnológica ha propiciado un cambio notable de ritmo en el sector que le ha hecho apostar por una renovación en sus estructuras y comenzar a invertir, desde hace ya años, en departamentos de marketing cada vez más dinámicos, con más recursos y más profesionalizados. Departamentos que intentan atraer a la generación que tiene acceso a todo tipo de información y de manera inmediata.

Renovadas las estructuras de marketing dentro de las universidades y siendo indiscutible la necesidad de estos profesionales, la siguiente pregunta sería: ¿Existe la piedra filosofal del marketing educativo?

La respuesta claramente es, no. El mercado muta cada año respondiendo a las nuevas necesidades sociales, las tendencias del mercado laboral, las nuevas leyes educativas, etc. que influyen en la decisión de compra de estos consumidores.

Además de tener que adaptarse a las cambiantes tendencias socioeconómicas de un público objetivo diverso que aglutina diferentes generaciones (padres, alumnos de bachillerato y trabajadores en búsqueda de un cambio o de una oportunidad laboral a través de un postgrado) que hace que los marketers de instituciones educativas tengan que trabajar en varios frentes y con diferentes enfoques estratégicos.

Pero lo que puede acercarnos a encontrar esa piedra filosofal puede que se reduzca a dos palabras clave ¿por qué?

"People don't buy what you do; they buy why you do it. And what you do simply proves what you believe" Simon Sinek.

El enfoque del porqué debería ser asumido en el ADN del marketing universitario. ¿Por qué mi institución hace lo que hace? Cualquier institución educativa sabe qué hace (oferta formativa) y cómo lo hace (con los mejores profesores, las mejores instalaciones, los mejores servicios, etc.), pero pocas saben por qué lo hace. Y en ese porqué se encuentra el alma de las instituciones.

De esta manera conseguiremos atraer a aquellas personas que crean en los mismo que nuestra institución cree, de inspirar.

Todas las universidades ofrecemos programas muy similares, con servicios añadidos muy parecidos. Pocas han ido más allá contando su porqué.

Para encontrar el porqué de una institución educativa hay que utilizar la herramienta de marketing más poderosa: la escucha activa. Escuchar a profesores, alumnos, alumni, staff, etc. Bucear en sus experiencias, sus motivaciones, sus expectativas, etc. Aquí es dónde encontraremos la respuesta al ¿por qué esta institución y no otra?

Encontrar el porqué para conseguir encontrar nuestras diferencias y construir una historia más allá del qué y el cómo.

Eva García Barrera, Directora de Marketing y Comunicación de IED Madrid

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir