¿Es la feria de muestras sinónimo de éxito?

Nos enfrentamos a una época en la que todo el mundo está comenzando a hablar de crisis económica. La decisión por lo tanto de participar e invertir en actividades empresariales es cada día más planteada. Es decir, los empresarios/empresas se nutren de más variables a la hora de seleccionar las acciones que den visibilidad a su marca y a su compañía.

La participación como exhibidor en una feria no iba a ser menos y las dudas sobre los beneficios posibles de la acción se incrementan.
Lo que está claro, es que aún así nuestras empresas no pueden dejar de vender productos y servicios y para vender hay que mostrar. Es obligatorio comunicar, y que mejor canal de comunicación que la exposición directa y cara a cara entre proveedor y cliente. El marco ideal sin lugar a dudas: La feria. Un lugar perfecto, siempre y cuando previa asistencia, se realice un plan estratégico en el que se incluyan variables imprescindibles para obtener el máximo retorno de la inversión: Imagen adecuada, Stand impactante, Estrategia directa con acciones in situ acompañadas de un equipo cualificado de comerciales que puedan y sepan hacer un seguimiento continuado de la acción y relaciones establecidas durante los días feriales.

Una feria ofrece la opción de tener frente a nosotros el 100% de nuestro público objetivo. Bajo el mismo techo encontramos a compradores y vendedores. Una oportunidad única que no podemos desaprovechar.

Nuestro espacio o stand es el lugar idóneo en el que desarrollar acciones de marketing. Pero analicemos más en profundidad ¿qué objetivo debe cumplir un stand ferial?
La respuesta está clara: Promoción de producto o servicio, captación de clientes, lanzamiento de nuevos productos y servicios, fortalecimiento de la imagen de la compañía y lanzamiento de la misma.
La estructura dependerá siempre de los objetivos marcados para la feria: Si lo que deseamos es conseguir muchos clientes, se necesitará un stand abierto con espacios que permitan la entrada libre de los visitantes. Si por el contrario lo que se busca es establecer relaciones con un número concreto de personas entonces el stand deberá contar con una pequeña sala VIP. Dos objetivos, dos diseños distintos.
Y si hablamos de diseño, hablamos de una de las máximas para atraer la atención del visitante. Para ello debemos contar con una imagen gráfica de gran impacto en grandes proporciones, Mensajes claros, cortos y directos que se dirijan al público objetivo y calidad en los materiales y la imagen gráfica. En cuánto a personal, necesitamos profesionales capacitados y aunque este elemento en sí no atrae al visitante de una feria hay que apuntar que el 85% de lo que un visitante recuerda en una feria, tiene que ver con el personal que lo ha atendido.
¿Qué debe ofrecer un consultor ferial?
Una estrategia pre acto, acto y post acto
Un diseño creativo e innovador en función de los objetivos estratégicos de la empresa
Funcionalidad
Calidad en materiales
Calidad se servicio
Respuesta rápida
Servicio integral
Y sobre todo estar a la última en cuánto a avances tecnológicos y de tendencias ofreciendo siempre las últimas novedades en cuánto a estructuras y acciones dentro de la feria a los clientes.
El constructor ferial es mucho más que eso, es un consultor estratégico que puede facilitar el éxito, la visibilidad, el retorno de la inversión y sobre todo puede aportar soluciones y estrategias de continuidad que puedan incrementar la imagen de marca, la visibilidad de la empresa y como consecuencia las ventas.

franciscogarrido

http://www.e-tridente.com/
Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir