“Esto del internet”: claves para evitar las bombas de humo en social media.

Llevo mucho tiempo queriendo hablar de un tema del que he podido vivir experiencias tanto en el trabajo como en el día a día comentándolo con personas que lo han vivido en su piel. Este clásico del marketing digital,Me enerva tanto que mi temperatura corporal sube tanto como si habitara en el trópico.

Sin más preámbulos, en efecto, se trata de la ignorancia de las empresas hacia el social media.

Seguro que muchos de vosotros habéis vivido situaciones como llegar a una empresa y que nadie entienda nada acerca de Marketing digital, o también darse el caso de una empresa que no tiene un departamento de Marketing y te dicen que quieren renovar la identidad digital… entonces empiezas a temblar.

La famosa frase de  queremos entrar en “Esto del internet” no es una invención propia de un monologo de Goyo Jiménez, sino que es una realidad hoy en día plasmada en una parte de las empresas del ámbito nacional. Pero esto sobretodo me preocupa cuando se da en grandes empresas. La necesidad en Pymes se puede entender imperiosa para dar ese empujón de comunicación y posterior promoción. Aunque dentro de la empresa grande ya no hablamos únicamente de promoción porque probablemente no tenga una necesidad similar, sino de que a nivel presupuestario no está bien enfocado. A esto último le daremos una vuelta más tarde.

Pero entrando de lleno en el tema que hoy nos ataña quisiera destacar que ni todo el mundo vale para trabajar dentro del marketing digital, ni hay que estar por estar dentro del núcleo social. Hay muchas empresas que han oído hablar algo de eso de las redes y dicen: ¿Por qué no?

Primero hay que analizar cuál es nuestro objetivo y con qué medios contamos para introducirnos en este “mundillo”. Lo que no se puede es pretender llegar a la meta sin haber recorrido ni un solo kilómetro. Y es que muchas empresas tienden al error pensando que es mejor que el becario que trabaja en cualquier departamento tome el control de aquello de lo que está “de moda”: Community Manager. Dicha profesión no es para cualquiera ni es recomendable arruinar la comunicación de una empresa por un fallo en un simple post. Asi que señor empresario, el que le trae el café no puede ser community manager NO.

El otro aspecto que comentaba es el de estar por estar. Oye, que quedaría muy chulo tener “Feisbu, tuiter, y hasta Tuenti ( eso que é lo que é?)”. Pues nada, nos abrimos 8 cuentas de diferentes redes sociales y las rellenamos de información a medias, 2 fotos corporativas y ahí  te quedas hasta 2030. La sensación cuando entras a una red social que no tiene movimiento  desde hace 5 meses, es la de soledad y empresa poco seria con su responsabilidad con y para el cliente final.

Por todo ello, sugiero centrarse… ¿cuál es nuestro objetivo con esta acción?  ¿De qué nos sirve estar en todas las redes sociales? ¿En cuales conviene estar en función del objetivo y el target de mi empresa? Y por supuesto es necesario plantearse si voy a tener medios suficientes para mantener periódicamente las cuentas que he abierto. (No decimos nada, si abres un blog) 

Otro de los problemas que me gustaría hacer hincapié y a que mi juicio es el más importante, así como la base de cualquier medida que se precie: la concienciación del por qué entrar en social media en la cabeza de los puestos directivos. Son ellos los que van a tomar las decisiones a nivel presupuestario y por ello es más importante todavía

que crean en lo que hacen, que no solo piensen en el reporte económico que les dará. El social media no es solo dinero, es un estatus, es imagen, es comunicación y es estar cerca del cliente al que ofrecer tu mano y el la suya en un acto de pura transparencia que te generara satisfacciones e información de primera mano de que es lo que quiere ese comprador/ fan  fiel a tu marca o producto.

La inversión de medios en una empresa grande sobretodo debe ser vista como medio comunicativo. Eh, oiga! Estoy aquí, valóreme! Soy importante en mi sector!.

Los problemas residen en una base piramidal o antigua que se ha quedado desfasada en la era 2.0 y necesita actualizarse “a toda costa”. Pero no todo vale, amigos. El intento de mantenerse no es posible, sino destinamos tiempo y esfuerzo en conservar esa actitud. De nada sirve que una agencia prepare un servicio integral de  diseño y mejora, si no hay actitud en la gente que va a pagar ese servicio. No es algo de lo que haya que desprenderse una vez se realiza.

Todo ello me lleva a hacer hincapié en lo más importante a mi juicio, y que continúa en la línea de lo escrito anteriormente: El directivo debe saber que esto no será una inversión con beneficio a corto plazo. Probablemente será como mínimo un retorno a medio plazo. Las inversiones en medios sociales son como una relación de pareja, solo desaparecerá la incertidumbre cuando lleven un tiempo saliendo y se haya afianzado. Para ello, es necesario confianza en la gente que trabaja para lograr ese beneficio. Pero más allá de lo económico, que la empresa decida invertir con medios emana diferenciación y revela que se sube de lleno en el tren de la era de la información. Y no solo eso, el cambio de Actitud del que hablaba, se engloba dentro de lo que el cliente concibe en su mente como  concepto de la empresa. Es un acto de irresponsabilidad pensar: ¿Que más dará lo que piensen de mí? Eso ya pasó a la historia señores.

Por último, quisiera resaltar que introducirse en la era del marketing digital es un bien necesario, pero no es el maná. Es cierto que la crisis financiera que nos asola pueda llevar a pensar que esto es otra fuente de ingresos. Pero lo primordial siempre es plantearse qué es lo que está fallando en la empresa y actuar con sentido común. Porque no es oro todo lo que reluce, ni hay que vender la moto de que esto va a ser la solución a todos nuestros problemas, pero si va a favorecer a que la empresa crezca en determinados aspectos.

Buzz&Clip

http://www.buzzandclip.com
twitter.com/buzzandclip
Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir