Facebook, me mata

Este podría ser un post de ciencia ficción (no lo descartes)

No soy usuario regular de #Facebook aunque reconozco que me interesa como fenómeno social. Así que, tras ver el F8 de #Facebook del 22 de septiembre llego a una conclusión bastante simple que ya venía sospechando: #Zuckenberg quiere tener con #Facebook el mayor #CRM planetario creado de forma gratuita por cada una de las personas que usan y vuelcan sus más o menos sustanciales vidas en #Facebook. Y… sí, así dominar una gran parcela de la realidad, en realidad una de las mayores BBDD del planeta en cuanto a diversidad de información personal. Y, también, es obvio que tiene la oportunidad de explotar y vender esa información a los mejores postores, convenientemente procesada. Sin duda, estados, multinacionales, corporaciones, agencias de investigación, analistas, compañías de seguros, etc. pueden estar muy interesados en conocer las costumbres cotidianas de millones o simplemente algunos miles de personas, información que puede ser cruzada con otras bases de datos de las que sean propietarios.
La capacidad de filtrado y procesamiento de grandes cantidades de información en busca de patrones ha experimentado un enorme avance desde los hechos del 11S y las técnicas de data mining o business intelligent, en su versión más sofisticada, no dejan de perfeccionarse. Como he escrito ya, el problema con la información disponible a escala planetaria no es un problema de exceso de información sino de filtrado y propósito de uso. Desde este punto de vista se comprende mejor el empeño de #Facebook en tener la propiedad absoluta, anulando por completo el concepto de privacidad, de cualquier cosa que se suba a #Facebook, sea imagen, video, opinión, información de los más de 800 millones de usarios a fecha de hoy de #Facebook (#Zuckenberg habla de half billion, supongo que usuarios activos).
Desde esta perspectiva es como se entienden las siempres cambiantes y siempre refinadas políticas de privacidad de #Facebook. Políticas de privacidad que obvian e ignoran las legislaciones de los países instalándose #Facebook en una suerte de supralegalidad sin control judicial-legislativo local posible. Facebook se presenta como otro síntoma de lo que he dado en llamar el fin de los estados nación. Esta realidad, ya está provocando algunos movimientos de resistencia como la aún alfa-embrionaria contralternativa de #Diaspora que se autodefine como una suerte de revoluciónantifacebook. O como se explica que se realicen trabajos de investigación sobre Política y Social Media donde #Facebook es comprendido como una fuerza de control que reduce el pluralismo y obligará a nuevas formas de resistencia (pdf completoThe Politics of SocialMedia. Facebook: Control and Resistance ).

Los últimos cambios introducidos en #Facebook -al margen de si gustan o no a los usuarios- no son una innovación sino la imposición de una nueva experiencia de uso -y de recopilación de nuevos datos- no discutible por parte de los usuarios y apuntan en la dirección del perfeccionamiento de ese #CRM global. Desde #Facebook ya no quieren sólo los datos básicos elementales de las personas (#FB en 2004) o lo que uno hace o recomienda (#FB en 2007) -que evidentemente ya tienen pero siendo necesarios no son suficientes- ahora proponen e imponen a los usuarios no sólo que digan quiénes son, qué hacen sino todo lo demás de sus vidas a lo que han llamado, desde luego con astucia, engagement. Y por muchas estadísticas que resalten que esos cambios no gustan a los usuarios acabarán por aceptarlos debido a la enorme capacidad de stickness que ha creado ya #Facebook en los últimos años. En síntesis, los últimos cambios en #Facebook están destinados a una nueva etapa de la evolución de ese CRM planetario, se trata de un proceso conocido como data enrichment. #Facebook será muchas cosas pero desde luego ninguna inocua. Como afirmaba Paul Virilo toda tecnología lleva en sí misma de forma inevitable, su accidente, su potencial efecto catastrófico y #Facebook no es la excepción.

PD: Me voy a leer a Heidegger, al menos no crecerá mi perplejidad tanto como con la aceptación acrítica de Facebook. 


Vía:El Blog de Miguel del Fresno.

Miguel del Fresno

http://www.migueldelfresno.com
@Yo_Antitwitter
Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir