Luis M. Valmont Publicidad y RRPP - UCA

Fellini y otros grandes directores de cine que hicieron enormes anuncios

cineCuando en 1993 falleció Federico Fellini, dejó una filmografía digna de uno de los mejores directores de la historia del cine. Sin embargo, el genio italiano creador de “La Dolce Vita” y “La Strada” no se despidió de este mundo dejando una película como obra póstuma. Llevaba una década compaginando la dirección de películas con la grabación de anuncios para televisión, a los que le impregnaba su estilo característico.

Todos sus trabajos enfocados a la publicidad eran pequeñas piezas narrativas que por aquella época tenían una duración inusualmente larga comparado con otros anuncios de televisión. Para el licor Campari creó siete guiones, de los cuales se eligió uno en el que los protagonistas cambian el paisaje de la ventanilla de un tren hasta que aparece una botella de la marca, y para la conocida marca Barilla ideó un spot en el que una mujer pide pasta en un ostentoso restaurante y los camareros le ofrecen Barilla, provocando un efecto eco en el resto de las mesas. La desaparecida Banca di Roma tuvo la suerte de ser el último anunciante con el que trabajó Fellini, creando una serie de tres spots basados en las preocupaciones que invadía a una persona durante sus dulces sueños y que terminaban en la recomendación de un psiquiatra a acudir al banco patrocinador. Fellini envió una carta a la propia Banca di Roma indicando cómo debía ser el anuncio, en la que contaba que todo lo que envolvía a los bancos era percibido con miedo por los consumidores y el anuncio debía mostrar a estas entidades como lugares amigables, disponibles y dispuestos a ayudar al cliente.

Quizá lo único que se le pueda achacar a estos últimos spots del director de Rímini es la inclusión con calzador de la marca de la banca al final de los mismos, pero consiguen ser identificados como pequeñas obras de Fellini. Aunque una de las peores cosas que le puede pasar a una agencia dentro del sector es que sus campañas se relacionen demasiado con ella, a los directores de cine que realizan todo lo contrario (impregnar de un estilo identificable a su nombre cada una de sus películas) se les consagra. Como dato curioso, aunque Fellini ganara el Óscar honorífico en el año de su defunción, su último premio en vida fue un León de Oro en Cannes.

Fellini es uno de los muchos directores clásicos que han firmado anuncios con su propio estilo. En 1951 el ya consagrado Ingmar Bergman realizó una serie de ocho anuncios de una marca de jabones de su país con la única limitación creativa de que apareciese el producto y el eslogan, rodando ocho anuncios distintos entre si pero con planos e iluminación propios de las películas del director sueco. El fundador de la Nouvelle Vague Jean-Luc Godard también fundó un grupo de contracultura cinematográfica en los 70 llamado Dziga Vertov, el cual firmó un contrato con la agencia francesa Dupuy Compton en el que, de forma más o menos subliminal, incluían trazas del ideario político del grupo. En el caso del anuncio realizado para la marca de After-Shave Schick, la radio que suena durante el mismo hace referencia a los atentados perpetrados durante esa época en Palestina, tema en el que Godard estaba realmente involucrado hasta el punto de grabar un documental nunca terminado sobre la revolución palestina. Y al igual que Fellini, el último trabajo del maestro de los Westerns Sergio Leone fue un anuncio de Renault 18. Si a la dirección de Leone le sumamos la banda sonora de Ennio Morricone tenemos un anuncio digno de proyectarse en los cines.


Así como existen muchos directores consagrados que grabaron anuncios una vez alcanzaron el éxito, también hay otros que se hicieron un nombre cuando empezaron en el mundo de la publicidad. Michel Gondry es internacionalmente conocido por su película “Olvídate de mi”, en la que un afectado Jim Carrey elimina todos sus recuerdos de una larga relación, pero mucho antes de eso trabajó como creador de videoclips y publicista, siendo un pionero en la utilización de la técnica“Bullet Time” en un anuncio de Smirnoff y ganando premios internacionales con campañas para Levi´s. Spike Jonze también sigue los pasos de Gondry: Director de cine de éxito con cintas como “Her” o “Cómo ser John Malkovich” que previamente se dedicaba a realizar videoclips y anuncios. Si hay que quedarse con un spot dirigido por Jonze ese es sin duda el que realizó junto a la agencia Crispin Porter + Bogusky para IKEA en el año 2002, un triste homenaje a una antigua lámpara de mesa adornado con lluvia de fondo y una música deprimente. El final del anuncio es tan inesperado como brillante.

En lo que se refiere a España no nos quedamos atrás en cuanto a anuncios dirigidos por grandes directores. El enorme Luis García Berlanga dirigió un cómico spot Repsol a finales de los años 80, Pedro Almodóvar echó mano de dos actrices habituales de sus películas como Chus Lampreave y Rossy de Palma para anunciar dos marcas de pastas del mismo grupo empresarial, Alejandro Amenábar empezó rodando anuncios de teléfonos móviles durante sus comienzos para terminar siendo una firma de lujo de la campaña de verano de Estrella Damm, Javier Fesser ha repleto de sus efectos especiales surrealistas los anuncios de La Casera, Plus Ultra Seguros y Telefónica entre otros, Álex de la Iglesia rodó desde unos polémicos anuncios para FNAC hasta unos malsonantes spots para BQ, y Juan Antonio Bayona realizó una futurista campaña para el desengrasante KH-7, tomando el testigo de Bigas Luna, que grabó el anuncio más memorable de todos los que tenemos en este repaso gracias a que el indudable estilo del director no dejaba indiferente a nadie.

Si hablamos de anuncios excelentes, no podemos dejar pasar en este artículo dos casos especialmente exitosos. En primer lugar, The Hire fue un proyecto de la agencia Fallon para promocionar los coches BMW con cortos en internet de larga duración dirigidos cada uno de ellos por un director de cine diferente. La producción de los mismos fue llevada a cabo por David Fincher y la dirección por directores de renombre como Ang Lee, Tony Scott y Guy Ritchie. Realizados durante los años 2001 y 2002, fue el primer proyecto de este calibre destinado exclusivamente a Internet con un éxito  desbordó tanto que incluso aumentaron en un 12% las ventas de BMW. El otro momento digno de comentar es aquel en el que Ridley Scott pasó a la historia por ser el director de Alien, Gladiator, Blade Runner y el anuncio de Apple inspirado en el libro de George Orwell “1984”. Mucho se ha hablado de este anuncio: De su única retransmisión pagada en televisión pero su enorme redifusión posterior gratuita, de las referencias incluídas, de la influencia que tuvo sobre el mundo publicitario... Será archiconocido, pero es difícil cansarse de este clásico spot atemporal.

 Vía: + Jerez
Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir