Freixenet, un emotivo (y ¿polémico?) brindis colectivo

Ahora sí que sí, ahora ya me creo del todo que la Navidad está cerca. Ya tenemos aquí el spot de Freixenet.

Este año es muy distinto al de los 30 anteriores puesto que la marca ha decidido prescindir de la tradicional intervención de un personaje famoso en la campaña (en este sentido puede que la de Sara Baras haya sido la última). Habrá personas a las que esto les parecerá, de primeras, horroroso pero no está tan mal, creédme. Os sorprenderá.

No sé si sabéis que la marca catalana de cava más popular por estas fechas organizó un concurso con el fin de crear una especie de spot colectivo, elaborado a partir de vídeos filmados por personas de a pie, normales, anónimas, como tú o como yo. Se trataba de explicar un motivo para brindar "imaginativo, original, emotivo..." y Freixenet, basándose en la premisa que afirma que "en esta vida hay muchas cosas por celebrar", nos alentaba a participar dándonos facilidades tanto para crear el contenido ("un sentimiento, una idea, un momento, un propósito...") como para presentar nuestra propuesta ("puedes mandarlo en el soporte que quieras" decía Bigas Luna, encargado de seleccionar y dirigir el spot definitivo).

Y aquí tenéis el resultado de esta fantástica idea que reconozco que a mí me ha estremecido en alguna que otra secuencia:

Enlace al spot de Freixenet (YouTube)

Freixenet cambia radicalmente de estrategia en su comunicación, dejando de lado lujos y espectacularidad y acercándose al público, a un mundo más real y austero pero con un mensaje cargado de positividad y agradecimiento.

Los 15 finalistas seleccionados, se llevan 3.000 € de premio y el vídeo de Javier ideami gana la beca de 20.000 €.

Javier ideami - brindis Freixenet 2012

Polémica

Pero, en medio de toda esta euforia navideña y a tan solo 5 días de su publicación en YouTube, me encuentro con 38.000 reproducciones en el canal de la marca, con alrededor de 200 votaciones de las que más de la mitad son negativas y con 40 comentarios, de los cuales los más destacados desvelan un supuesto tongo.

Me decido a indagar un poco más y doy con alguna que otra página, como esta que me destina a un grupo de Facebook que asegura que muchos de los vídeos finalistas son de autores vinculados a la organización del evento (agencia de publicidad y productora).

Desconozco si estas acusaciones son ciertas o se basan en un bulo generado por algún "despechado". Sea como sea, la acusación me parece suficientemente grave como para que alguien conteste los comentarios negativos y aclare la situación porque ya sabemos que en los Social Media la bola se hace grande muy rápidamente. Y esto, además de empañar la campaña, puede traer consecuencias negativas a la reputación de Freixenet y afectar de forma directa a su imagen de marca.


Personalmente creo que sería una pena acabar descubriendo que esto es verdad porque, más allá de los entresijos del concurso o lo que se deja entrever con las acusaciones mencionadas, a mí el spot me gusta. Me remueve por dentro.

Además, todavía paso buenos ratos descubriendo vídeos participantes en YouTube que demuestran que hay mucha gente creativa con ganas de decir y hacer cosas, con ganas de comunicar.

Freixenet Carmelo González

Así que me sentaré y esperaré a ver qué pasa.

Dicho esto, solo me queda brindar con vosotros: brindo por los anhelos de todos, por los sueños cumplidos y por cumplir, por las buenas intenciones, por los hijos, por la familia, por la fuerza y la esperanza, por la salud, por los amigos (los de verdad), por la solidaridad, por los besos (los que damos y los que quisiéramos dar), los abrazos, las sonrisas y por tantas cosas, que no me caben en este post.

¡Ah! y por la cerveza, que a mí el cava no me gusta.

Y vosotros ¿por qué brindáis?

Artículo publicado en mi blog Marketódromo: http://marketodromo.wordpress.com

Sígueme en Twitter: http://twitter.com/Evabrui

“Me gusta” en Facebook: http://www.facebook.com/marketodromo

Eva DP

http://marketodromo.wordpress.com/
@Evabrui
Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir