Fundamentalismo creativo

Vivimos tiempos complejos. Tiempos de cambio. Tiempos en los que la inseguridad y la falta de un modelo que tenga vigencia actualmente, constriñe la capacidad creativa de las agencias. La publicidad es un sector muy sensible al sentimiento de la sociedad en general, y al de la economía en particular. Una sensación de falta de confianza y de incertidumbre frente al futuro, hace que no se parta de la base de la innovación continuada, y de la búsqueda de nuevas maneras creativas de conectar con el target. Dicha inseguridad hace que se mire al pasado en busca de inspiración, volviendo a las fuentes y recreándolas, en lugar de utilizarlas para inventar algo nuevo.

Prescripciones de personajes famosos, testimoniales, telepromociones y demás fantasmas pertenecientes a una crisis pretérita, vuelven a resurgir de las tinieblas del pasado a través de la ouija de algunas agencias y anunciantes que no quieren arriesgarse. El miedo escénico que se ha apoderado de todos hace que se busquen fórmulas que en su día dieron buenos resultados, pero que a día de hoy ya no resultan tan eficaces. La visión a corto plazo y el miedo a recorrer un camino por el que nadie ha pasado antes, son los principales enemigos de la creatividad. Seamos pioneros, exploradores, colonos de lo nuevo. Devolvamos la creatividad al lugar que le corresponde en la publicidad, y dignifiquemos nuestro trabajo.

No nos permitamos caer en un “fundamentalismo creativo“.

JotaBenedi

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir