Harlem Shake o la genialidad de lo imprevisible

La explosión de las redes sociales y la facilidad con la que la gente puede compartir cualquier video, noticias, sextapes caseros, etc. han hecho aparecer una nueva herramienta de comunicación muy deseada por los directivos de cualquier empresa: las acciones virales. Deseada por una sencilla razón: el ahorro que supone no tener que gastar ni un duro en medios de comunicación para emitir la acción, ya que las acciones virales se caracterizan porque son los propios usuarios, los que propagan la acción entre sus  círculos sociales.

Todos conoceréis la macarena del siglo XXI el Gagnan Style, un auténtico monstruo viral. Pero a comienzos de 2013 ha aparecido un nuevo fenómeno viral que hace que la canción del coreano se quede en una anécdota: el denominado Harlem Shake. Todo empezó con este video:

[//www.youtube.com/watch?]

Ver los Power Rangers ya nunca será igual después de ver este video

El video se extendió por la red como la pólvora y la gente empezó a animarse a crear sus propias versiones, dando resultados tan patétitcos delirantes como los siguientes:

[//www.youtube.com/watch?]

[//www.youtube.com/watch?&&&]

Las normas están claras: comienza la canción y aparece alguien en el video bailando la canción mientras el resto de personas continúan actuando de forma normal. Cuando la canción pega un giro toda la gente que aparece en el video se pone a bailar como si tuvieran ataques epilépticos de una forma bastante cómica.

Y diréis, ¿que coño tiene que ver todo esto con las acciones de comunicación? No estará muy alejado cuando esta acción viral ha conseguido que Harlem Shake sea por cuarta semana consecutiva número uno en la lista de éxitos más importantes de los Estados Unidos. Sí, los americanos están locos, pero no sería descabellado ver a la canción en lo más alto de las listas españolas (ya se encuentra en el 23º lugar y subiendo como la espuma)

El harlem skake es un ejemplo de manual para poder ilustrar las características de toda acción viral efectiva: una acción sencilla pero a la vez sorprendente que llame a la acción del usuario, que ha de despertar emociones (risa, indignación, miedo…) y sobre todo, que no se haya visto nada igualcon anterioridad.

Si contamos con estos cinco ingredientes, contaremos con nuestro propio Harlem Shake. Ahora bien, a ver quien tiene la creatividad necesaria para dar a luz algo tan completo.

Permaneced atentos a esta publicación, puede que no sea el último video que veáis de pringadosgente bailando el Harlem Shake… De momento os dejamos con nuestra propia página web, que también ha caido en la tentación de bailar la canción de moda. A ver que os parece.

Antonio Maíllo

http://6ddos.wordpress.com/
Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir