¿Imaginas comprar algo de Zara en OpenCor?

En los últimos años hemos venido viendo aparecer un nuevo producto dentro de la oferta de la mayor parte de las marcas de Retail que pueblan las calles y Centros Comerciales de nuestro país. Se trata de las tarjetas regalo. Una novedosa manera de regalar que en España lleva funcionando relativamente poco tiempo y con un fuerte iniciador como El Corte Inglés. Digo poco tiempo porque si nos comparamos con los países anglosajones, todavía esta categoría está en pañales. La tarjeta regalo más conocida, como decía, es la de El Corte Inglés, prácticamente omnipresente en todas las cajas de sus Grandes Almacenes con sus diferentes modalidades. A partir de este modelo, otros han ido comenzando a vender su propia tarjeta en sus tiendas. Cadenas como H&M, Mango, Leroy Merlin, Fnac… ponen un regalo fácil al alcance del consumidor, unas veces por un precio fijo y en otras con un valor variable que decide el propio comprador.

Ventajas para el retailer

Los retailers obtienen grandes ventajas con este nuevo producto. Una de las primeras y más fáciles de entender es la generación de operaciones sin un coste asociado, que sin duda se generará. Si normalmente las cadenas utilizan la tesorería como uno más de sus modos de obtención de ingresos, con este modelo se mejora el modelo tradicional. Pensemos que obtienen al menos el ingreso 24 h. antes de la redención, y habitualmente el plazo medio es de tres meses desde que se efectúa la compra de la tarjeta hasta que el usuario la redime.

Una segunda gran ventaja que obtienen los retailers es la fidelización de la clientela. Un cliente habitual ve como además de comprar, por ejemplo, ropa para él puede regalar a su familia o amigos ropa de la misma marca sin preocuparse de tallas, colores…

La tercera ventaja es la generación de clientela cautiva. Aquel que recibe una tarjeta regalo únicamente tiene la posibilidad de redimirla en el retailer que ha emitido la misma.

Ventajas económicas directas

Como decía antes, actualmente este mercado todavía está en lanzamiento en Europa y España principalmente. Pero desde Retailo ya estamos obteniendo los primeros datos que todavía mejoran aún más las ventajas anteriores:

- Aumento del ticket medio. El cliente que ha recibido la tarjeta regalo normalmente realiza un gasto un 30% superior al valor de la tarjeta. El cliente no tiene la sensación de estar gastando por lo que la venta de “upgrade” es más sencilla porque el coste para él es sólo el diferencial por encima del valor de la tarjeta.

- Valor no redimido. Aproximadamente el 10% del valor total de las tarjetas en circulación nunca es redimido. Ya sea por saldos pequeños inutilizables, olvidos… este 10% se convierte en un ingreso extraordinario para el retailer que no tiene ningún tipo de coste asociado… por lo tanto 100% de beneficio.

El modelo de venta en terceros puntos de venta de Retailo

Retailo como distribuidor de tarjetas regalo, ofrece a los retailers la posibilidad de vender sus tarjetas en terceros puntos de venta. Puntos de venta alternativos dónde los clientes acuden a realizar sus compras de impulso como pueden ser: tiendas de conveniencia, estancos, floristerías, estaciones de servicio… Puntos de venta con una alta rotación y afluencia y que además complementan su oferta con productos que no forman parte de su surtido… ¿Comprar ropa en una Estación de Servicio? Ahora es posible con las tarjetas regalo distribuidas por Retailo.

Jesús Hernández Esteban

http://es.linkedin.com/in/jesushernandez
Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir