líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Marcos Morcate Head of Marketing at Mobile World Capital Barcelona

La Inteligencia Artificial mató a la estrella del diseño gráfico

En la constante carrera de evolución tecnológica en la que vivimos, sin duda, la Inteligencia Artificial (IA) ha aparecido como una fuerza inevitable, transformando la industria y redefiniendo los negocios. Sin embargo, la gran revolución de la IA que nadie esperaba era la de entrar de lleno en territorios reservados hasta ahora para la creatividad humana.

Las posibilidades de la IA en el ámbito creativo han crecido exponencialmente en los últimos meses. A partir de prompts ya es posible la generación automática de textos, imágenes, audiovisuales y diseños publicitarios, y es aquí donde la IA ha demostrado ser más que una simple herramienta; se ha convertido en verdadera competencia para profesionales del sector del branding y la publicidad. Las redes generativas antagónicas (GANs) están revolucionando los procesos creativos de la IA, permitiendo la generación de piezas audiovisuales de un realismo sin precedentes. Al implementar un enfoque de competencia entre dos redes, una generadora y otra discriminadora, las GANs perfeccionan continuamente sus habilidades.

En este contexto, me permito recordar la mítica canción pop «Video killed de radio star» (The Buggles, 1978) que nos recuerda que ni el video mató a la radio, ni la IA viene a acabar con el sector de la creatividad, pero sí nos obliga a reinterpretar los mecanismos de la creación de contenido de marca tanto dentro de las agencias de publicidad como desde los departamentos de marketing. Como los que ha realizado la radio para sobrevivir hasta nuestros días.

Sin duda, la respuesta a los desafíos de un contexto, en el que cualquiera podrá generar contenidos creativos de calidad, radica en la resiliencia y la capacidad de evolución. Las marcas deben comprender que, aunque la IA puede asumir ciertas tareas creativas, hay aspectos esenciales que solo la mente humana puede impulsar.  Las experiencias de marca son y serán un aspecto crucial.

La IA puede darnos respuestas eficientes y personalizadas, pero no construir, al menos de momento, conexiones emocionales con los consumidores que van más allá de las capacidades algorítmicas. Las marcas y los profesionales vinculados a ellas deben centrarse en la creación de experiencias que generen recuerdos memorables en la mente de los consumidores y no pensar únicamente en satisfacer sus necesidades prácticas.

En este escenario, el marketing directo es un instrumento que también debe cobrar relevancia. La autenticidad de una comunicación directa, personal, e incluso de nuevo física, seguirá siendo insustituible. Las marcas deben encontrar el equilibrio adecuado, utilizando la tecnología para mejorar la comunicación, pero sin perder la humanidad que hace que cada interacción sea única.

Y en medio de esta revolución tecnológica, un elemento clave sigue siendo el alma de cualquier organización: sus empleados. Aunque la IA puede realizar tareas específicas y creativas de manera eficiente, la empatía y la intuición humana son irremplazables. Los equipos de trabajo deben ser vistos como el activo más valioso para empresas y marcas, ya que son capaces de aportar soluciones innovadoras con la que ninguna tecnología puede competir.

En el camino hacia la diferenciación y la conquista de la credibilidad, las marcas deben fortalecer su propósito en este nuevo panorama digital. Más allá de productos y servicios, el propósito determina la razón de ser de una organización y su impacto en la sociedad. La autenticidad a la hora de cumplir con ese propósito y compartirlo con los clientes seguirá siendo la clave para la construcción de relaciones sólidas y duraderas que permitan hacer frente a cualquier revolución tecnológica.

Marcos Morcate, Head of Marketing Mobile World Capital Barcelona

 

Hacia la evolución del Employee Value PropositionAnteriorSigueinteTres deseos publicitarios para 2024

Contenido patrocinado