líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Louise Morrisey Client Manager UU at Ipsos España

El efecto avestruz: el mecanismo psicológico de la negación de la realidad

Louise Morrisey, Experta en Tendencias de IPSOS. Realidad

Se aprecia una contradicción en la actitud en la calle ahora mismo; Suben las facturas, sube la cesta de la compra, sube la hipoteca, pero seguimos como siempre, disfrutando de todo lo que podemos, como si nada… o eso queremos creer… o eso nos decimos.

Llevamos varios años asumiendo etapas muy traumáticas y disruptivas que nos han hecho sentir vulnerables y han supuesto grandes cambios en nuestras familias, hogares y economías; La pandemia, Filomena, un cambio climático innegable que nos ha llevado a uno de los veranos más calurosos, la guerra de Ucrania… ¡es sorprendente que sigamos funcionando como personas!

Cuando parecía que íbamos a poder disfrutar de un otoño tranquilo y pasar página empiezan todos los indicios de recesión

¿Estamos mentalmente preparados/as para una recesión? La respuesta es claramente no.  Nadie tiene la energía mental para pensar que nos viene un golpe más y que nos esperan más restricciones y momentos duros a la vuelta de la esquina.  

Aquí es donde entra en juego la «negación» o el efecto avestruz; La explicación la encontramos en la Psicología, la «negación» es un mecanismo de defensa que se define como:  Mecanismo mediante el cual la persona rechaza reconocer algún aspecto doloroso de la realidad externa o de la experiencia subjetiva.  

Esto no es necesariamente nada malo, como su nombre indica es un mecanismo de defensa, de protección para nuestra autoestima y nuestra forma de afrontar el día a día con cierto optimismo.

En la crisis económica anterior surgió con fuerza las experiencias sofisticadas en el hogar como alternativas más asequibles, fue el boom del home cinema, del coffee bar en casa, las catas en el hogar…etc.  Ahora es de prever que con los confinamientos muy recientes, las personas queremos estar fuera del hogar todo lo posible…. Es más, incluso quizás queramos estar fuera de esta realidad.

Si aterrizamos esto al mundo del consumo, el ocio y la publicidad vemos como emergen películas ubicadas en otras realidades por ejemplo ‘Barbie’ se estrena el año que viene ante mucha expectativa.  Si observamos los anuncios estrenados en la Superbowl americana uno de los anuncios estrella fue el de Arnold Schwarzenegger y Salma Hayek como los dioses Zeus y Hera para BMW.

Y hablando de estar fuera de esta realidad ¿Puede haber mayor evasión de la realidad que meterte en otra realidad? En palabras de nuestro experto en temas Metaverso, Jame Ferrand-Gutierrez, Director de Inteligencia de Datos de Ipsos España: El Metaverso, en su dimensión virtual (no olvidemos que no es la única), nos promete experiencias inmersivas en las que podemos experimentar entornos totalmente ficticios, ser otra persona, y hasta liberarnos de las leyes de la física, con sensaciones cada vez más realistas! A mí me recuerda a un parque temático y ¿Qué hacemos en parques temáticos?

El metaverso y la realidad

Pues nos extraemos de nuestra realidad, nos divertimos y, por un momento, nos olvidamos del resto del mundo. El Metaverso podría llevar ese nivel de diversión a nuestras casas, con el riesgo colindante de perderse en la madriguera del conejo blanco… Pero dejando de lado las advertencias, queda claro que el Metaverso fascina, en parte, por sus promesas de ofrecernos mundos hechos a medida – una clara oportunidad para las empresas!

Desde Ipsos creemos que los consumidores hemos tenido una sobredosis de la cruda realidad y hay que facilitar este ‘efecto avestruz’, marcas y productos que permitan la evasión de la realidad y todo ello con comunicaciones fuera de este mundo.

Louise Morrisey, Experta en Tendencias de IPSOS

 

El sueño del metaverso y la dura realidadAnteriorSigueinteLa crisis puede ser una gran oportunidad para tu marca

Contenido patrocinado