Jordi Evole becario de Orson Welles

Durante toda la semana pasada La Sexta había estado publicitando un especial 23F como un documental de investigación, lo que al terminar el programa de Operación Palace se ha demostrado que no era tal.

Durante toda la semana pasada La Sexta había estado publicitando un especial 23F como un documental de investigación, lo que al terminar el programa de Operación Palace se ha demostrado que no era tal. Y aunque hay mucha gente rasgándose las vestiduras o defendiéndolo mi idea para este post es más simple: ¿Para qué ha servido Operación Palace?

Según Jordi Évole, responsable de Salvados, afirma que Operación Palace espera que haya servido para "que reflexionemos un poquito sobre cómo filtrar la cantidad de información que recibimos" y reconoce "ambigüedad" en la promoción.

Lo que afirma Évole me da para plantear las siguientes cuestiones:

  1. Crear notoriedad por notoriedad es algo muy propio de la industria publicitaria aunque no de un programa informativo ¿o sí? supongo que sí. Así que la mejor explicación es la publicitaria, arañar unos puntos de share. Ahora bien, hay que evaluar también los costes que tendrá Salvados entre la audiencia que se ha sentido decepcionada y a los que nos ha parecido un ejercicio inane desde el minuto dos de la emisión (a mis tweets me remito).
  2. La notoriedad conseguida fue y será efímera (ver gráfico con una muestra de 24.743 posts únicos) fue de un 85,9% en Twitter, duró tanto como el docu-fake, fue básicamente auto referencial y muestra tanto lo que se lo creyeron como los que no (tag cloud).
  3. "Abrir nuevos caminos de futuro" (sic), esto seguro que es una laguna cultural mía, pero de verdad que no lo entiendo.
  4. Constatar que la función del periodismo hoy es crear expectación aunque no sé si mis amigos periodistas estarían de acuerdo porque siempre me han hablado de información veraz, servicio público, contrastar fuentes, etc.
  5. Operación Palace es ante todo un ejercicio de paternalismo y condescendencia subestimando la inteligencia colectiva. Todos los que se lo creyeron han debido sentirse muy estúpidos por confiar en Évole, su creación de expectación sesgada y sus caminos de futuro.
  6. Para ser conscientes de que hay que filtrar la cantidad de información que recibimos no es imprescindible crear más ruido sino más claridad. Me temo que Évole se ha segado la hierba bajo sus pies, ha defraudado a mucha gente que se debió sentir muy tonta al final del programa y que le creyeron como le han creído en sus reportajes previos.
  7. Operación Palace es un rizo relativista tan innecesario como contraproducente para Évole y Salvados, nos está previniendo contra él mismo. En mi opinión, aunque no lo conozco, me parece que Évole se dará cuenta -aunque no lo reconozca- que se ha equivocado cuando, más allá de la audiencia tan cortoplazista, levante la mirada y comprenda que la reacción de descontento a su programa es, en realidad, la reacción de una audiencia defraudada.
  8. En una época de ruido y furia lo que necesita una sociedad no es más ruido. Évole no sólo es un tardío becario de Orson Welles, sino que se ha equivocado.

 

Publicado originalmente en el blog de Miguel del Fresno 

Miguel del Fresno

http://www.migueldelfresno.com
@Yo_Antitwitter
Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir