La era Facebook

El concepto de “era” aplicado a la web se queda en algo bastante menos duradero que su acepción habitual como era geológica: en un mundo que corre a la velocidad que lo hace la web, las unidades de tiempo son tan relativas como uno quiera. Pero sin entrar en discusión sobre cuánto dura una era, tengo claro que la semana pasada empezó la Era Facebook.

No es que Facebook no estuviese y hubiese aparecido de repente: a quien puede presentar estadísticas de más de cuatrocientos millones de usuarios de los cuales la mitad entran en un día habitual, pocas pruebas de concepto se le pueden pedir. Pero la serie de presentaciones en el Facebook f8, la presentación de los Facebook Social Plugins y todo lo que marca la extensión del mundo Facebook hacia fuera de Facebook es algo de una trascendencia tal, que muchos van a tardar tiempo en darse cuenta de su alcance.

Por mi parte, es algo que, como tantas otras cosas, tenía que probar en la práctica: desde hace unas semanas, estaba trabajando con mis amigos de Facebook en la actualización de mi presencia en la red. No tenía lógica tener simplemente un perfil personal mal utilizado, saturado de contactos (llevaba más de tres meses sin dar de alta a nadie porque había llegado al límite de cinco mil “amigos”) y que no aprovechaba las posibilidades de la red. La decisión fue reconvertir ese perfil en página, dejar el perfil para un uso verdaderamente personal, y trasladar a la página toda la actividad social, de manera que me permitiese, por un lado, “poner orden en el caos” y, por otro, como hago siempre que puedo, experimentar las cosas de las que necesito hablar en mis clases y conferencias de una manera directa, en primera persona. El funcionamiento, que ha “dado la lata” a algunos amigos que han “desaparecido y reaparecido” en mi perfil o que han presenciado (y presenciarán) cambios de todo tipo en mi presencia en Facebook a medida que hago todo tipo de experimentos, está siendo una experiencia verdaderamente interesantísima. Por el momento, se ha concretado en una integración progresiva del blog con Facebook: mediante el uso de los Facebook Social Plugins, se puede ahora, además de usar tu identificador de Facebook para dejar comentarios en el blog, hacer “likes” de las entradas que lees aquí (en la página individual de cada entrada) y que aparezcan en tu perfil, o de la página en su conjunto en el lateral derecho. Si quieres entenderlo bien o ponerlo en práctica en tu blog, me han gustado mucho las últimas entradas dedicadas al tema en Sociable.

Asimismo, no podía dejar de experimentar con la publicidad: con la ayuda de la propia Facebook, he estado experimentando con un anuncio simple que veis a la izquierda, y que demuestra que ese mito de que la publicidad en Facebook no la ve nadie resulta tan falso como ese otro que afirma que nadie hace clic en los anuncios de Google: si nadie hiciese clic en los anuncios de Google, sería muy difícil entender cómo un gigante como Google obtiene dos mil millones de dólares en beneficios en el Q1 de 2010 que provienen en más de un 80% de un solo producto. Dejando pendiente el escribir una entrada más detallada sobre el tema métricas, si los usuarios no viesen o no hiciesen clic sobre la publicidad de Facebook, mi número de usuarios en la página no habría pasado de 5800 a más de 9000 en los últimos tres días, desde que la campaña comenzó, y ello introduciendo el factor corrector de que yo, obviamente, no soy un “producto” ni una “empresa” como tal, sino un tipo de lo más normal que escribe sobre la tecnología y sus efectos. A estas alturas, cada una de mis entradas es visualizada a través de Facebook entre cuatro y seis mil veces, aportando además un público en muchos casos diferente al que tenía el blog. La “dimensión Facebook” y su traslado a lo que era hasta ahora el mundo exterior a la red social es algo que muy pocos van a querer/poder ignorar. Obviamente, hay muchas, muchísimas interpretaciones sobre este tema que habrá que tener en cuenta y analizar, implicaciones de todo tipo y alcance, de esas que es un gusto aventurar en esta página por la participación que generan: en ese sentido, por supuesto, “seguiremos informando”.

Bienvenidos a la “era Facebook”.

Post original

enriquedans

http://www.enriquedans.com/
Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir