La importancia de elegir bien a tus socios

Desde que empecé a emprender, he tenido la suerte de haber colaborado en fundar 7 empresas desde hace 16 años. Todas ellas están relacionadas con internet y son rentables. 

1. La Cigüeña del Bebé (teleciguena.com
2. Secretariaplus.comdirectivosplus.com (las vendimos 2007) 
La última, Womenalia, es una startup, con poco más de un año y medio de vida, que tendrá break-even en España el año que viene. 
Y hace poco también he entrado como socia en la empresa de Eneko Knorr, ludei
Hay muchos factores que influyen en el éxito de una empresa cuando se crea: el emprendedor, la idea, el equipo… Pero uno de los más importantes y de los que menos se habla es la elección de unos buenos socios. 
A lo largo de la vida de los negocios, lo más importante para mí, es haber disfrutado de cada momento, haber aprendido y haber forjado una entrañable amistad con los que han sido mis compañeros de viaje en las distintas empresas. 
Y os he de decir, que o bien he tenido mucho ojo eligiendo socios o he tenido mucha suerte. O un poco de ambos. 
 ¿Cómo elijo a mis socios? 
1.Personas de las que me fío y me han demostrado a lo largo de los años que son de confianza. Son personas con una reputación intachable. Sí, ya sé, todos tenemos nuestros defectillos, pero son personas de las que la gente con la que han tratado profesionalmente, hablan bien de ellos y les guardan cariño. No olvidemos que parte de su reputación se traspasará al proyecto. 
2.Personas competentes y que son buenos profesionales cada uno en lo suyo. Es decir, que aunque algún negocio no les haya salido bien, en general, en sus diferentes funciones profesionales han hecho cosas muy bien. 
3.Personas similares en valores, que le den el mismo valor al dinero, al esfuerzo, al trabajo, a la amistad… Por ejemplo no es bueno que si tú eres muy trabajador, te unas a gente que no le da el mismo valor al trabajo. 
4.Personas complementarias en conocimientos. Si un socio es muy bueno en Marketing, es bueno tener socios que sean muy competentes en otras materias. 
5.Personas generosas. Es importante sobre todo un espíritu de generosidad, que entiendan bien, que cuando una empresa empieza, hay que arrimar el hombro mucho. 
6.Personas flexibles. Muchas veces no se está de acuerdo en distintos temas con los socios. Pero hablando se entiende la gente. Y con argumentos razonables y socios que sean abiertos o flexibles, siempre se puede llegar a un acuerdo. 
7.Personas transparentes, que digan las cosas como las piensan, claramente. Unas veces las dicen de forma “polite” y otras de forma más dura. Pero siempre es mejor decirlas frente a frente que quedártelas dentro. Y para ello, tiene que haber confianza entre los socios. 
8.Personas comprometidas. Aunque no le dediquen tiempo, que sean personas que si necesitas en un determinado momento que hagan una gestión para favorecer el proyecto, cuentes con ellas. 
9.Personas con sentido del humor. En las empresas, hay momentos muy duros y muy tensos. El estar rodeados de socios, que en esos momentos son capaces de pegar una buena risotada muchas veces ayuda a relativizar los problemas y sacar el ánimo necesario para seguir adelante. 
10.Personas con mundo, con idiomas y con buenos contactos, que sean capaces de abrir puertas. Esto es muy importante y en un mundo globalizado, vital. 
Y todo ello aderezado con un detalle jurídico: 
Como dice mi amigo Rafa Saenz de Santa María, es necesario, en cualquier empresa, firmar un buen acuerdo de accionistas: ”hay que pactar como enemigos para seguir siendo siempre amigos”. 

egomez

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir