La importancia de entender y educar al cliente

Más allá de llevar una relación amistosa con los clientes, no importando el servicio que ofrezcas, se le debe educar en términos de tiempos, entregas, peticiones, y pagos."El cliente siempre tiene la razón" es una frase que en la actualidad, y tal vez en el pasado, no debe aplicar del todo, si es que en realidad queremos ofrecerle un servicio destacado y que satisfaga las necesidades por las cuales nos contratan.

"La razón" es compartida y es parte de una relación y acuerdo mutuo de responsabilidades, derechos y resultados. Cuando un cliente contrata tus servicios, no importando si eres freelance o una agencia bien establecida, debes lograr un entendimiento pleno de esa relación laboral que comienza a establecerse.

Para ello, es importante que de manera previa desarrolles tus reglas en varios aspectos: tiempos de respuesta y laborales, capacidades técnicas e intelectuales, derechos y responsabilidades tuyas y las del cliente, términos económicos o de pagos, posibles cargos extras, entre otros.

Lo anterior, se puede establecer en un contrato de servicios  el cual deberá estar bien estructurado y entendible para evitar cualquier confusión o futuros reclamos o conflictos entre ambas partes.

Además, independientemente del contrato, mantener una conversación previa a que el cliente acepte la propuesta que le hagas llegar, es importante que en esas reuniones previas se hagan los comentarios y aclaraciones de cuáles son esas reglas que tu estableces y entiendas las que el cliente determine. De esta forma, ambas partes sabrán de inicio si es conveniente o no para dar inicio a una relación de trabajo.

Comunicación ante todo

La relación de prestación de servicios va más allá de simplemente ganar un proyecto o una cuenta y ofrecer un servicio por un tiempo determinado; en realidad es un trabajo de entendimiento humano, técnico y de las necesidades que el cliente tiene día a día y por los cuales éste debe entregar resultados positivos a sus jefes inmediatos o superiores.

Por ello, no sólo se debe ver al cliente como un ingreso más a la cuenta bancaria de la agencia y tu propia cartera. Los clientes son más que eso. Son humanos que buscan lograr sus objetivos profesionales y laborales. Necesitan entregar resultados para seguir ofreciéndo un servicio profesional en la empresa donde laboran y para ello en muchas ocasiones contratan los servicios de terceros para alcanzar esas metas.

Si logras entender y comunicarte continuamente con tu cliente, podrás llevar la relación laboral a un nivel más profundo, en donde tu futuro como profesionista y oferente de servicios se va asegurando sustancialmente. 

Es ese cliente quien te podrá recomendar, hablar bien de ti, apoyar y hasta ofrecer más proyectos, siempre y cuando dejes de verlo como un cliente más.

Al final, entender y educar al cliente no es absolutamente malo, sino todo lo contrario, te ayudará a generar relaciones duraderas y que te permitirán abrir más puertas para un mayor crecimiento profesional y personal.

Para más informes: www.gruposmart.com.mx

Antonio Trejo Castro

http://www.gruposmart.com.mx
Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir