Juan Chinchilla Director de Marketing de Lenovo para el Sur de EMEA

La innovación, la gran protagonista de la transformación digital en las empresas - Juan Chinchilla

innovacionHace ya unos años que las reglas del juego han cambiado, dirigidas por lo que ya todos conocemos como “transformación digital”. Esta nueva era ha llegado para revolucionar el mercado en todos sus sentidos, ha impulsado a numerosas empresas a cambiar sus estrategias de negocio y a adaptarse a un nuevo tablero. Sin embargo, los objetivos de estas empresas no han variado demasiado: seguir creciendo y mejorar el beneficio, incrementar ventas.

Para conseguirlo hay algo que tengo muy claro, y es que hay que revisar las tendencias y aprender una nueva forma de comunicarnos con nuestros consumidores. El auge de los canales sociales ha hecho que algunas comunidades empiecen a cohesionarse como nunca antes lo habían hecho, y nos han empujado a hablar su mismo idioma para poder entendernos. Solo de esa forma sobreviviremos con éxito a esta nueva etapa. Y todo a ello a un ritmo tremendamente acelerado. Mucho más si trabajamos en alguna de las profesiones englobadas bajo el término STEM (Science, Technology, Engineering, Mathematics, en sus siglas en inglés).

Por ello hay que estar constantemente innovando y personalizando experiencias para que los usuarios se sientan únicos, ofrecerles nuevas funcionalidad antes de que se hayan planteado el hecho de que las puedan necesitar o estar interesados en ellas. Hay que ir un paso por delante y ofrecer constantemente novedades, diseños de equipos vanguardistas, máximo rendimiento de los dispositivos, enorme autonomía de baterías y productos cada vez más móviles. Pero lo que más demandan las empresas son configuraciones ad-hoc para cumplir con sus necesidades específicas, y nuestra función es ofrecerlas mejoradas para satisfacer la demanda de un mercado que está en constante cambio y que por tanto necesita herramientas que ofrezcan flexibilidad.

En toda esta vorágine de cambios, es fundamental no perder el punto de referencia: el cliente. Él es el centro de toda estrategia de negocio y la tecnología, que es sin duda crucial en este proceso, es solamente el vehículo para satisfacer al consumidor. Y es que la transformación digital es algo que las empresas no podemos obviar, porque el cliente ya la ha hecho. Consume contenidos multipantalla, demanda formatos adaptados a cada vez más variedad de dispositivos y solicita agilidad.

Como casi todo, es mucho más sencillo decirlo que abordarlo. Es una mirada a largo plazo y un proceso costoso. En España, solo el 16% de las empresas lo ha realizado o está inmersa en él, y es que la brecha digital es la asignatura pendiente de nuestras empresas. Necesitamos invertir en una formación continua para contar con plantillas de trabajadores absolutamente digitales, no tenerle miedo al futuro y tener una visión a largo plazo.

Aunque sin duda, lo mejor está por llegar. Será todo un reto seguir adaptándonos a los avances de Internet of Things, de la realidad virtual y aumentada, de dispositivos cada vez más inteligentes y, en especial, de todo aquello que todavía desconocemos pero que se está fraguando en la mente de alguien que hará nuestra vida todavía mucho más digital.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir