líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Alberto Pérez Mesa Marketing e Investigación de Mercados (Universidad de Sevilla)

La nueva era de la publicidad

pokemonHoy en día casi todo el mundo puede disfrutar de la posesión de un dispositivo móvil, ya sea teléfono móvil personal, tablet u otro tipo. El éxito de los dispositivos móviles radica en el acceso a Internet a través de los mismos, es decir, en la accesibilidad a cualquier contenido: página web, red social, aplicación, etc. Además, según el estudio de IAB Spain Mobile Marketing, el 86% de las personas que accede a Internet lo hace a través de smartphones. Los tiempos cambian y ahora es muy común ver a gente caminando por las calles con la cabeza agachada mirando su móvil. ¿Quién no consulta alguna red social cuándo va caminando? Creo que todos ojeamos el móvil mientras vamos caminando hacia algún lado, ya sea para matar el tiempo o para leer algo interesante que no te ha dado tiempo en casa. Whatsapp, Facebook, Twitter, Instagram nos bombardean a notificaciones todos los días a todas horas y tenemos la necesidad de estar conectados, nos da seguridad. Nos da seguridad estar 24 horas conectados al tanto de todo. Un claro síntoma de la “nomofobicación” de la sociedad. La clave está, como he comentado antes, en el gesto de la cabeza agachada mirando la pantalla del dispositivo móvil. Hemos cambiado nuestra forma de ir caminando: en esto se basa mi tesis argumental de este artículo. Ya no nos importa tanto el paisaje, sino lo que ocurre dentro de las pantallas de nuestros dispositivos móviles.

El reciente estudio de We Are Social explica que 1.968 millones de personas en el mundo acceden a las redes sociales a través de teléfonos móviles. Según este estudio, en España dedicamos 1 hora y 55 minutos de media al día al uso de Internet en el móvil.

rrss

Tanto ha sido este cambio en la vida de las personas que, por ejemplo, en países como China han colocado en las calles de alto tránsito de personas carriles para que estas personas circulen mirando su móvil.

Sabiendo todo esto, es fácil determinar donde estarán colocados los anuncios publicitarios en un futuro: en el suelo.

Fenómeno Pokémon GO

Esta aplicación del famoso juego Pokémon está arrasando en los móviles de todos los jóvenes. Esto implica que haya más jóvenes con la cabeza agachada por las calles buscando y capturando Pokémons. Este juego llegó a los 21 millones de usuarios activos y superó al Candy Crush. Según la firma de análisis Sensor Tower, los usuarios pasan ya más tiempo cazando Pokémons (33 minutos y 25 segundos) que navegando por Facebook (22 min. y 8 seg.), Snapchat (18 min. y 7 seg.), Twitter (17 min. y 56 seg.) o Instagram (15 min. y 15 seg.). Además, se están realizando estudios para potenciar negocios gracias a la geolocalización de Poképaradas y gimnasios Pokémon y dirigir así a cientos de miles de jugadores a ciertos establecimientos patrocinados.

pokemon_go

El Pokémon GO se ha convertido en el videojuego más jugado en smartphones. Lo más interesante de este fenómeno es que para jugarlo hay que salir de casa y dirigirte a diferentes lugares que te marque el geolocalizador. Por tanto, esto implica que haya más personas con la cabeza agachada por las calles.

El subconsciente del consumidor

Mucha gente podrá pensar que colocar publicidad en el suelo de las calles no es factible debido a que las personas no prestarán atención a dicha publicidad al estar concentrados en la pantalla de sus móviles. Puede que esto sea cierto en el sentido de que habrá ocasiones en el que el usuario no tenga un contacto visual directo con la publicidad, pero de manera indirecta si lo está teniendo. Me explico. Al final, quién determina nuestro comportamiento de compra es nuestro cerebro con la información que recibe de nuestros sentidos. En este sentido, el subconsciente tiene un papel fundamental. Un ejemplo es la publicidad subliminal: aquel mensaje audiovisual (compuesto por imágenes y sonidos) que se emite por debajo del umbral de percepción consciente y que incita al consumo de un producto. Actualmente, en España la publicidad subliminal está prohibida por la Ley General de Publicidad de 1988. Puede que no tengamos un contacto directo con la publicidad, pero realmente nuestra mente lo está grabando todo, aunque no nos demos cuenta. Por ello, las marcas intentan conocer las actitudes conscientes y subconscientes de los consumidores. En el último paso del proceso de compra la mente del consumidor realiza un acto recuerdo de las palabras, eslóganes, colores, figuras e imágenes de los productos, haciendo que este se acabe decantando por la compra de uno u otro producto.

En la actualidad está prohibida. ¿Y en el futuro?

Actualmente, la publicidad en los suelos de las calles de la mayoría de las ciudades españolas no está permitida. La Ordenanza Municipal sobre Publicidad de numerosos municipios como Madrid, Valencia o Sevilla prohíben la colocación de publicidad en pavimentos de las calzadas, aceras, bordillos, vías públicas entre otros sitios. Pero quién sabe si en un futuro en los suelos de las calles tendremos que destapar la felicidad de Coca-Cola, pensar diferente con Apple o tomarnos un respiro con Kit-Kat.

No hay debate. Entre creatividad y data, nos quedamos con las dosAnteriorSigueinteZalando: ¿es el ejemplo de ecommerce perfecto?

Noticias recomendadas