La publicidad al desnudo

La publicidad con carga erótica está inundando nuestra publicidad; desvestidos integrales, explotación sexual y degradación de la mujer. Publicidad y sexo se encuentran trabadas. Las imágenes agresivas de mortales, livianos de ropa, sirven para aferrar la atención de los potenciales consumidores. Un producto asociado al sexo es sinónimo de controversia porque degrada a la persona.

Ryanair difunde un almanaque con mozas en paños menores. El Instituto de la Mujer lo ha juzgado de sexista. Al canal televisivo infantil Disney le tocará satisfacer una sanción de 1,4 millones de dólares por difundir, dentro del horario que salvaguarda al menor, perfiles de una jovenzuela desabrigada.

Natalie Chevalier, primera actriz de la película “Viaje a Darjeeling” se exhibe desvestida en el corto “Hotel Chevalier”. En varios terruños ha sido vedado el film. Entre los tronos de Margarita II y el del consorte, Enrique, tendida sobre el mueble donde se celebran los Consejos de Estado, reclinada en uno de los pilares pajizos, completamente desnuda y con ademanes soeces, se exhibe una famosa corista.

En Venezuela, el aspirante al ayuntamiento de Maracaibo, secundando la línea publicitaria del presidente de Ciudadans se muestra, en carnes vivas, en la campaña electoral. Por último, la marca de lencería Evet Set ha exhibido, en una campaña de publicidad exterior, una modelo sensual y obscena.

Es necesario ofrecer una mejor publicidad, que junto a la imagen de solidez, seguridad y seriedad, difunda una mayor imaginación y una mejor creatividad que no manipule al consumidor con campañas publicitarias eróticas. Ante la falta de originalidad de los creativos, éstos se lanzan por la vía fácil de la pornografía y la degradación del ser humano.

clementeferrer

http://
Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir