líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La realidad de un mono de ficción, según Peta

La profesión de actor es una de esas que acostumbran a presuponerse glamourosas. Se relaciona con conceptos como popularidad, fama, reconocimiento, poder, solvencia… y demasiado a menudo genera una especie de envidia, de admiración e, incluso de adoración

La profesión de actor es una de esas que acostumbran a presuponerse glamourosas. Se relaciona con conceptos como popularidad, fama, reconocimiento, poder, solvencia… y demasiado a menudo genera una especie de envidia, de admiración e, incluso de adoración

No es el caso de los grandes simios que aparecen en productos cinematográficos o publicitarios, o por lo menos eso es lo que asegura PETA. La organización por los derechos de los animales afirma que los primates escogidos para realizar funciones de interpretación en la industria del entretenimiento y la publicidad son separados de sus madres muy jóvenes, y obligados a seguir entrenamientos abusivos. Cuando llegan a la adolescencia (7 u 8 años de edad) ya no sirven para el trabajo porque resultan potencialmente peligrosos y acaban en cualquier zoológico de carretera o en deficientes instalaciones. ¿Cómo debe sentirse ese animal ‘abandonado’?

Os presento la última campaña de Peta, titulada ’98% humano’:

Enlace al vídeo en YouTube

Es dura. Te hace pensar, te estremece, te obliga a ponerte en el lugar del mono, a punto de suicidarse, y eso es desagradable, claro. Esa es exactamente la intención de Peta. Porque con este spot pretende, además de conectar las emociones del primate y el espectador-consumidor, demostrar que, con la tecnología actual, se pueden obtener resultados realistas sin dañar a los animales. Porque el chimpancé que vemos en la pieza, no es real. Es un  producto tecnológico.

El chimpancé, genéticamente hablando, es un 98% humano (igual que el gorila) así que no parece muy complicado empatizar con el animal… entender que se trata de un primate que goza de inteligencia y sentimientos, que sufre. La campaña también procura redireccionarnos al microsite creado para la ocasión: The great ape pledge, donde encontraremos más información sobre el trato abusivo a estos animales en la industria del entretenimiento, o la página Animals in film and television, más genérica (se habla también del trato que reciben caballos, felinos, osos, elefantes, animales marinos, perros y gatos).

Adrien Brody pone la voz en off en el spot creado por la agencia BBDO (New York) y la compañía The Mill produce las realistas imágenes. Un actor humano se encargó de los gestos y las expresiones.

Destaco el hecho que el vídeo muestra en 35 segundos, el problema y su posible solución. No se puede decir más en tan poco tiempo. Si queréis ver cómo se hizo pinchad aquí.

El vídeo, publicado en el canal de Peta en YouTube, se reprodujo en más de 7.500 ocasiones en menos de 24 horas y, aunque no es uno de los que más visitas posee, estoy segura de que, probablemente, sea uno de los que más recordaremos. Ha generado un 99% de votos positivos (los comentarios no están activados).

No os da por preguntaros: ¿hasta cuándo seremos tan inhumanos los humanos?

Via: Marketódromo

Eva DP

http://marketodromo.wordpress.com/
@Evabrui

Mi plan de marketing no ha dado resultados, ¿por qué?AnteriorSigueinte Penguin 2.0: claves del nuevo SEO

Noticias recomendadas