líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las aplicaciones aplicadas al marketing

Los anunciantes están encontrando en las aplicaciones para móviles una herramienta muy potente para llegar a su público. Y razón no les falta, teniendo en cuenta las cifras de descargas que se han realizado desde las diferentes plataformas. Así durante los últimos meses, muchos de ellos se han lanzado como locos a desarrollar la suya propia. Pero, ¿realmente ésta es la manera más eficaz de conseguir la tan deseada interactuación con el público objetivo? 

Lo primero que tiene que pensar un anunciante a la hora de plantearse una aplicación es el objetivoespecífico que se quiere conseguir con la misma; generar notoriedad de marca, una promoción, vender producto, etc. Si tenemos claro el objetivo, es el momento de preguntarse si realmente lo alcanzaremos a través de esta aplicación. 
Y ¿por qué digo esto? ¿Habéis pensado la cantidad de aplicaciones que existen en el mercado? Sólo App Store de Apple presume de tener más de 350.000, por no hablar de Android Market. Pasando la época de la novedad donde las aplicaciones las enseñas y las compartes con los amigos, antes justo de convertirte en el pesado del móvil, el llegar con tu marca a formar parte de los afortunados iconos que aparecen en las pantallas de los smartphones, es todo logro. Encontrar un tipo de aplicación que realmente resulte lo suficientemente útil, divertida o novedosa para hacer que el usuario la encuentre, la descargue, la instale y lo más importante, que la use, se convierte en un auténtico ejercicio de imaginación.
A partir de un buen desarrollo y las correspondientes versiones para las distintas plataformas móviles, el siguiente paso es anunciar que existe esta aplicación y sus virtudes a través de los circuitos apropiados. Estos circuitos muchas veces serán reseñas en las propias comunicaciones de la marca, pero un buen posicionamiento en las diferentes Stores también ayuda. Ahora bien ¿cómo se consigue estar en la primera página de una determinada categoría o en la sección de «Destacados»? Si atendemos a las primeras posiciones en cualquiera de ellas, en seguida vemos que los criterios no son ni la fecha de subida, ni el número de descargas, ni las estrellas que los usuarios han otorgado a dicha apli, entonces, ¿cuáles son? A mi se me ocurre uno, pero si alguien lo sabe a ciencia cierta, le invito a que lo comparta.
Un ejemplo de caso de éxito en una aplicación lo encontramos en el de I Spain del Instituto Turístico de España (Turespaña). Desarrollada por Segittur, está pensada para el turista que viene a nuestro país y se plantea como un guía con información de las ciudades más visitadas.
Lleva más de 15.000 descargas (y eso que falta León entre sus ciudades) y ha aparecido entre las 100 mejores ideas del año por la revista «Actualidad Económica». El ROI estimado es de unos 1.200 euros por euro invertido en ella, según Juan Guerrero, Director Comercial y de Marketing de Segittur.
Éste es sólo un ejemplo, pero hay miles, os animo a que compartáis más casos de éxito de aplicaciones que conozcáis. 
Según una encuesta bastante reveladora desarrollada por Adobe, los usuarios son partidarios de las aplicaciones, pero según para qué. Por ejemplo las prefieren para redes sociales, reproducir contenido propio, escuchar música o para jugar. Pero usan más la navegación web a través del móvil para compras, servicios financieros, viajes y multimedia. 
A todo esto hay que añadir la aparición del HTML5 que se presenta casi como el asesino del Flash, y que se plantea como el estandar ideal para navegación en los móviles gracias a las posibilidades de ínteractuación que ofrece y los recursos que necesita. De este tema ampliaré información en un próximo post, porque apunta a que va a dar mucho de qué hablar. 
Otra forma de hacer marketing con las aplicaciones consiste en aprovechar el tirón de las más populares para realizar una versión incluyendo una marca o un producto (el clásico product placement). Ésta puede ser una manera muy eficaz de hacer marca con relativa facilidad, eso sí eligiendo aplicaciones afines a nuestro producto. Imagina a los pájaros de Angry Birds tirando estructuras construidas con latas de Coca-Cola o a Doodle Jump saltanto sobre logotipos de Adidas.
 

En cualquier caso, yo creo que el futuro de las aplicaciones se perfila muy bueno, pero en su justa medida. Ya protestaba Trip Hawkins acerca de la saturación en la oferta en la App store debido a que el desarrollo de éstas no conlleva costes con lo que, cualquiera puede hacer la suya. Pero el jugar en un entorno libre es lo que tiene. 

No quisiera acabar sin hacer mención a un juego de móvil que considero de los más adictivos, Bust a move. Os dejo aquí un enlace por si queréis explotar una burbujitas aunque sea en el ordenador.

@elrincondemiro

http://elrincondemiro.blospot.com

Neurociencias de la comunicación: Kluge, la caja negraAnteriorSigueinteExcelente conferencia

Noticias recomendadas