¿Le cobrarías a tu cliente por participar en sus concursos? En Venezuela, sí.

Estando en España he corroborado de primera mano, y en el nivel más “tosco” –la búsqueda de un empleo en publicidad– que la crisis tiene más que asustada al medio. Cuando me entrevistan me miran con una cara extraña, mezcla de simpatía/lástima porque saben que aunque tenga talento, ánimo y all that jazz, ellos o sus jefes tienen órdenes de no dejar entrar a nadie más en el barco.

Algunos han hecho catarsis conmigo. Me cuentan que los clientes están siendo más maléficos que nunca: realizan concursos (o licitaciones) en los que participan muchas más agencias de las necesarias, luchando por contratos abusivos, con tiempos de entrega inhumanos, y la no disimulada amenaza de marcharse a una agencia mejor/más rápida/más barata y que se arrastrará mejor por sus ya generalmente míseros presupuestos.

Son tiempos de saqueos, piratas, parches, sobrevivencia del más apto y suicidios en masa… y yo vengo a mandarles mí CV. Ilusa yo.

Mientras esta horrible marabunta ataca a los publicistas españoles, me llega esta pasmosa noticia de Producto, revista especializada en la publicidad venezolana:

¡LOS CONCURSOS LE SERÁN COBRADOS AL CLIENTE!

Noticia pasmosa por la intención, y pasmosísima por el país. Venezuela –desde toda mi vida- ha estado en crisis, y ahora no es la excepción. Somos un país en vías de desarrollo, de economía débil, poder adquisitivo bajo (en líneas generales), un presidente enloquecido por el poder, controles de cambio que nos ahogan, precios por las nubes, empresas que cierran, petróleo a precios inestables, corrupción a todos los niveles… y aún así el gremio publicitario ha salido a defenderse, peleando por cobrar por las noches en vela, los bocetos perdidos, las ideas rechazadas, y el esfuerzo que termina generalmente en las papeleras, ¡La FEVAP va decidida a cobrar lo que siempre debió habernos sido retribuido!

¿Por qué, si estamos en un país tan avanzado como España, nadie ha peleado por esta reivindicación tan necesaria en estos momentos de uso y abuso al publicista? ¿Hay desunión, intereses ocultos, ganas de no cambiar nada? Cobrar por los concursos haría entrar dinero en las agencias, dinero que pondría en movimiento nuestro sector, creando empleos, y dejaría al menos un poco atrás la crisis, entonces, ¿Qué pasa aquí?

Que alguien me lo explique.

http://ot-copy-madrid.livejournal.com

María Eugenia Jaimes

http://otcopymadrid.wordpress.com
Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir