Libros y redes sociales: claves para alcanzar visibilidad

Uno de los principios del marketing consiste en posicionar el producto en la mente del consumidor, condición indispensable para que el proceso de compra se active. No es fácil lograr este objetivo cuando nuestros ojos se topan con una amplia variedad de alternativas entre las que elegir. Piense en la oferta editorial de nuestros días, por ejemplo. Nos acercamos a cualquier librería y echamos un vistazo a la mesa de novedades. ¿Qué le parece? Uf, de locos, ¿a que sí? Ahora vaya a un supermercado y localice otro producto, no sé, pasta de dientes, café, refrescos, gel, pan de molde… El número de opciones disminuye considerablemente. Las editoriales y sus escritores saben lo complicado que resulta hacerse un hueco. Deben realizar esfuerzos para colocar el producto en ese impreciso territorio habitado por el deseo, la voluntad y la decisión final (o sea, la compra). Un buen número de potenciales clientes están dispuestos a pasar por caja, pero no saben qué llevarse. Es el momento de hacer visible la novela, el ensayo, el libro de memorias o el manual de autoayuda entre ese enjambre de alternativas. Una vez más, Internet y la redes sociales representan una buena opción para alcanzar nuestras metas. Aquí van algunas claves para triunfar en la batalla:

  • Escriba una buena reseña. Y si es  escueta, mejor. Debemos despertar la curiosidad de nuestro potencial comprador con un “fogonazo” de palabras. Cada frase, cada adjetivo, cada punto y coma serán decisivos.
  • Localice webs, blogs y páginas representativas del ámbito editorial en el que se desenvuelva. Un comentario de una bitácora influyente hace más que la crítica más conspicua de un suplemento literario.
  • Remita una buena carta de presentación de su libro a los contactos de su correo electrónico. Alimentará el interés de sus allegados. No olvide que nos movemos en un entorno exponencial, dos, cuatro, ocho…
  • Intente que los lectores de su obra opinen e informen. “Ya me he comprado la novela”. “Voy por la mitad y estoy entusiasmada”. “Acabo de terminarla y he de confesar que me ha gustado”. El bla bla bla siempre es positivo.
  • Actualice su tarjeta de contenidos: Facebook, Twitter, blog, web del escritor. Ah, ¿que no tiene de eso? ¿Y a qué espera?

Pedro Asensio Romero

http://www.pedroasensio.com
Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir