Gil Blancafort Founder - CEO en Yslandia

Llegó la era de los #yonkiholdings en #elsol2016

El-SolCada día son más los festivales publicitarios que engrandecen nuestro "ego" o lo humillan, tienen el poder de no saber qué significa la crisis. Es cierto que siguen aportando rock&roll a la industria pero al mismo tiempo promueven el "#yonkiego" de los grandes grupos, ego vinculado al "yo la tengo más grande", muy frustrante para una gran mayoría.

Muy pocos son conscientes de que el ego bien administrado puede provocar que nuestro negocio evolucione en momentos de inestabilidad y desorden político y económico. Por suerte este ego hace que las agencias que gestionan talento puedan alimentar a los creativos del futuro y conservar el valor que tenemos en este país. Un valor que hay que cuidar y nutrir para que los que vienen entiendan que este negocio no va de esto y puedan sobrevivir y crecer en un entorno hostil. Todos los creativos necesitamos de este ego para seguir creyendo, evolucionando y creciendo y está sumamente demostrado que el talento y el valor ahí están.

Entonces, si el talento está, ¿qué esta pasando? ¿Dónde está el problema? ¿Por qué no podemos seguir saciando nuestro ego con la única “droga” que nos queda y hacer posible que nos sintamos realmente vivos, necesarios, en definitiva, que nos sintamos creativos y que nos valoren como hace años se valoraba la creatividad española?

Tenemos un talento increíble. Tenemos grandes creativos trabajando ya fuera de España y seguramente la fuga vaya en aumento si entre todos no buscamos una salida para sostener nuestro ego y traducirlo en grandes oportunidades para anunciantes que quieran apostar. Apostar no por el ego de unos cuantos, sino por un ego conjunto que provoque el retorno de una creatividad compartida entre agencias y anunciantes, sana y sostenible por quien la financia, o debería financiarla, a cambio de resultados y conexión con sus consumidores. Está claro que algunos lo están haciendo, una minoría que destaca cada año con grandes campañas y retorno en ventas.

Por desgracia estamos en la era de los #yonkiholdings para quienes lo más importante tras la gala es abrir la prensa del sector y comprobar quien “la tiene más grande”.

No señores, no. No toda la culpa es de las agencias y de sus creativos y de las ganas de saciar su ego publicitario. Los que amamos este negocio lo sabemos.

Nuestro negocio ha perdido valor hasta tal punto que en muchas ocasiones tenemos que hacer magia con nuestro trabajo para que nuestro único modelo de supervivencia de futuro (la creatividad) siga teniendo sentido en un contexto tan adverso.

Estos días #elsol2016 no ha brillado para todas aquellas agencias que se dejan la salud día tras día para seguir sumando y aportando valor. Se ha demostrado un año más que las independientes tenemos poco margen para hacernos hueco en esta liga, por mucho que nos empeñemos e incluso demostremos que somos capaces. El propio sector nos está expulsando. Se está gestando la gran batalla de los #yonkiholdings. Lo grave es que todos hemos contribuido a ello: agencias, anunciantes, centrales de medios y claro, los festivales. Estos grandes festivales gestionados por creativos, presidentes, planners, etc, que son los auténticos ganadores de esta nueva etapa de los #yonkiholdings.

La situación actual está entrando en un camino sin retorno, un simple juego de tronos y un monopolio de cuatro grandes grupos que están paralizando la evolución del negocio y bloqueando la creación de nuevos proyectos independientes.

El sol sigue brillando, en especial, para los #yonkiholdings.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir