Ático-e

Marketing de morriña

Ático-e 2La vida avanza. A veces de forma lenta y a veces a la velocidad de la luz, llenando un baúl de conocimientos, recuerdos, fracasos, imágenes, logros, retos, personas, lugares, olores, sensaciones… La vida avanza y, como no puede ser de otro modo, acumulamos segundos y más segundos, que sin darnos cuenta, se convierten en años invertidos en un presente tan potente, que no deja opción a cambio alguno en ese futuro tan inmediato.

A no ser, que se seas valiente y decidas que, en lugar de baúl, lo que tienes es una maleta la cual puedes llevar a donde quieras, llenándola y vaciándola a tu antojo. No sabría decir si Eva y Loreto, conocidas comúnmente como #ÁticoGirls, fuimos valientes o simplemente dos gallegas empedernidamente morriñosas, que casi al mismo tiempo, una en Tenerife y otra en Madrid, nos cuestionamos nuestras vidas. Cuestionar nuestras vidas implicaba demasiados momentos complicados. Si fuese una ecuación, tendría tantos componentes que, lo más seguro es que la mayoría, dejase la hoja en blanco y el problema sin resolver. De hecho, no existe la solución correcta.

Tuvimos la suficiente fuerza para decidir que esa no era la vida que queríamos seguir viviendo, y sabiendo que siempre tendríamos el amparo de nuestras familias. Decidimos romper con todo lo que habíamos construido con años de esfuerzo. El momento del adiós fue tremendamente complicado a pesar de haber sido meditado hasta la extenuación. ¡Adiós a nuestros trabajos fijos e indefinidos en plena crisis! ¡Adiós Islas Afortunadas! ¡Ahí te quedas Madrid!

Nuestras vidas se llenaron de sentimientos contradictorios, alegría, vértigo, alivio, creer que lo has tirado todo por la borda… Y de pronto te das cuenta de que, si nunca hubiéramos dado el paso para volver a Galicia, no
viviríamos este presente cuyo futuro nos fascina. Eva y Loreto, nos conocimos cuando ambas asistimos a un curso en la Cámara de Comercio de Vigo. Había muchos sitios libres, pero se sentaron una junto a la otra. En ese momento éramos aún dos desconocidas que no se imaginaban, ni por asomo, lo que les esperaba.

Para entenderlo nada mejor que parafrasear parte del inspirador discurso de Steve Jobs:
“Connect the Dots”
“ …Por supuesto, era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en clase, pero fue muy, muy claro al mirar atrás diez años más tarde. Lo diré otra vez: no puedes conectar los puntos hacia adelante, sólo puedes hacerlo hacia atrás. Así que tenéis que confiar en que los puntos se conectarán alguna vez en el futuro. Tienes que confiar en algo, tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea. Esta forma de actuar nunca me ha dejado tirado, y ha marcado a diferencia en mi vida.”

Si no nos hubiéramos sentado juntas en aquel curso… ahora no existiría Ático-e, una pequeña agencia de Marketing y Eventos Corporativos ubicada en Vigo, de reciente construcción, que el 11 de Agosto cumplirá su “primer verano”. El azar quiso que, una de Ourense y otra de Santiago de Compostela, nos conociésemos en Vigo y empezásemos a compartir horas escuchando los ritmos a los que latía la ciudad. Íbamos juntas a todos lados: conferencias, congresos, networkings,… sólo teníamos claro que queríamos seguir absorbiendo conocimiento, conocer a gente del sector y que empezasen a sonarles nuestras caras.

Nunca pensamos en emprender. Ser empresarias nunca fue un sueño recurrente en nuestras vidas. Nunca se nos había pasado por la cabeza y menos aún con una persona que, por mucha afinidad inicial que tengas, ¡es aún una desconocida!. El caso es que Ático-e ya tenía invitados antes incluso de constituirse, ya que fueron varias las empresas que nos pidieron que les llevaremos su marketing. Como chicas bien educadas que somos, teniendo invitado, no podíamos tenerlos en cualquier lugar, así fue como decidimos crear un espacio en que tanto ellos, como nosotras nos sintiéramos a gusto y ahora Ático-e, por suerte, es un lugar bullicioso y lleno de alegría.

La vida es así de simpática, nunca sabes cómo, cuándo ni con qué te sorprenderá. ¡Ahora todo tiene significado! ¡Ahora entendemos el porqué de la vuelta a Galicia! ¡Ahora es cuando conseguimos ver como se fueron conectando los puntos hasta llegar a lo que nos apasiona! ¡Ahora entendemos el poder de las emociones, de los sentimientos, de las cosas que marcan y dejan huella! El marketing como pasión y profesión. Acérrimas convencidas de que el marketing que debemos ofrecer a los clientes es el marketing 3.0, el marketing emocional. Ofrecemos a nuestros clientes una fusión entre el marketing online y los eventos corporativos.

Son muchos los que nos han cuestionado, muchos los que nos han dicho que se trata de estrategias antagónicas, sin darse cuenta que, en ambos tipos de marketing, estamos hablando y conviviendo con el cliente en primera persona, “de tú a tú”. Los compradores ya no quieren llevarse simplemente un producto/ servicio, sino que quieren emociones, valores, sentimientos. Así que las #ÁticoGirls, sacamos de la maleta que comentábamos al comienzo, nuestra personal forma de comunicar gracias a las suma de nuestras experiencias. Hablamos con cercanía, honestidad, transparencia, mucha retranca gallega, contamos historias, sueños, jugamos a sorprender y nunca nos disfrazamos, puesto que la naturalidad es, al menos eso nos dicen, nuestra mejor tarjeta de visita.

Desde hace casi un año en nuestras vidas no existen los lunes, aunque vivamos en diariamente en la montaña rusa del emprendimiento y ¡por muchos años!

“Tu tiempo es limitado, por lo tanto no lo gastes viviendo la vida de otros. No permitas que el ruido de las opiniones de los demás acaben ahogando tu propia voz interior. Ten el coraje de seguir a tu corazón y tu intuición, de algún modo, ellos ya saben lo que quieres ser. Todo lo demás es secundario”. Steve Jobs

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir