Marketing personal

En reiteradas lecturas sobre la temática del marketing observamos como una generalidad la proliferacion de consejos sobre cómo abordar con mayor apertura y creatividad el sector de los negocios, de la publicidad y de las operaciones de mercado.

En la mayoria de las columnas se analizan diversas experiencias de los actores del mercado donde aportan su valiosa y en muchos casos irrepetible relacion con los clientes. Los relatos sobre acciones de particulares configuran algo asi como el background en ejercicio de la profesion. Sin embargo, el mercado es una relacion social compleja mas que la sumatoria de experiencias individuales en que intervienen diversas variables  a tomar en cuenta al momento de actuar.

Un ejemplo de ello lo obtuve cuando tuve la oporturnidad de asistir a un seminario sobre Recursos Humanos al que concurrían especialistas en marketing, publicidad, empresarios y personalidades de EE UU y Brasil. Allí observé que entre las virtudes menos desarrolladas entre quienes participábamos la disciplina era la escasa percepción que sobre nosotros mismos y sobre las posibilidades de nuestros propio discurso poseíamos. Me pareció significativo transmitir qué aprender sobre lo que está siendo positivo en nuestras relaciones actuales y aquellas actitudes que entorpecen nuestra comunicacion figura entre los aspectos de la personalidad a desarrollar en el desarrollo de la sociabilidad del mercado.

De este modo, parece significativo resaltar en la relación interpersonal la atenta mirada, el foco de atención centrado en la persona con la que desarrollamos la conversación.  Asimismo, la relación con nuestra corporalidad, los gestos, movimientos y desplazamientos espaciales junto al cuidado de nuestro aspecto y la apariencia aun en los detalles. La comunicación habla aun sin palabras y estos espacios silenciosos construyen empatia.

¿Cómo podemos reconocer nuestra comunicacion? Un parametro fácil de evaluar se construye a partir de escenificar la situacion frente a nuestro contexto más inmediato, realizar pequeñas anotaciones de las reacciones que provocamos cuando conversamos entre los amigos y compañeros, cómo somos escuchados, cuánto tiempo generamos la atencion necesaria para expresar nuestra idea, el producto y el servicio ante los otros y si fuera posible relevar que grados de comprensión posee nuestro mensaje.

De manera simultánea, un factor realmente importante es el conocimiento acerca de nuestro interlocutor. Conocer sobre sus hábitos y sus gustos nos permitirá eliminar de nuestro discurso aquellos aspectos que no fueran claramente atractivos al momento de presentarnos. El abordaje de la cotidianeidad considera los usos y consumos que cada agente económico desarrolla dia a dia y que es recomendable conocer.

Otro aspecto que generalmente no se considera al momento de establecer el contacto, es la elección del escenario. Me refiero especialmente al marco en que nuestra conversación tendrá lugar.  El cuidado en el espacio de encuentro a fin de brindar comodidad, un ambiente comfortable sin estridencias, tratando de que no haya interrupciones o elementos que provoquen distracción.

Finalmente mencionaré la importancia de confeccionar patrones de clientes. Los buenos clientes generan hábitos y poseen elaboradas estrategias que reproducen en el mercado. Estar atentos a estas cualidades de creatividad nos permitirá insertarnos en la estructura de la sensibilidad de la empresa en mayor medida y con mayor riqueza. El éxito de la empresa no parece estar en el producto a la venta sino en cuan exitosas son nuestras relaciones con otros agentes en el mercado.

graciela.quinterno

http://
Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir