Mi proceso de Desweb2.0ficación

Como persona curiosa y para comprender mejor el desarrollo de Internet, que uso desde hace muchos años, intento comprender como sociólogo, en especial, dos cosas: una, cómo las personas adaptan las tecnologías a sus vidas y, dos, cómo los cambios sociales derivados de la innovación tecnológica provocan cambios en la estructura de las relaciones interpersonales. Por tanto, es normal conocer los servicios que las empresas y particulares ponen en marcha para tener una primera gran foto de situación.

No obstante, con la web 2.0 hay una sobreoferta y redundancia de servicios que oscilan entre la máxima utilidad personal para cada uno y el absurdo más extremo para la gran mayoría. No pretendo juzgar a nadie con esta afirmación ya que estoy convencido de que cuando alguien usa cualquier servicio debe haber una relación coste utilidad positiva para la persona que puede abarcar una amplía gama de razones en términos de: productividad profesional, mejora de habilidades y prácticas comunicativas, búsqueda de notoriedad personal, exposición y visibilidad social, megalomanía, elusión de la soledad, construcción de proyecciones ideales del yo, etc. etc.

Internet y, en especial, la web 2.0 ha permitido una suerte de extensiones de la conciencia sin precedentes que llevan a una simple y dramática paradoja: lo irrelevante convive en el mismo plano con lo significativo e importante, las ideas peregrinas con el pensamiento, los lugares comunes con lo trascendente. En definitiva, esta paradoja espeja cómo sobreviven las ideas ciberutópicas ingenuas donde Internet iba a ser la última palanca emancipadora (como se creyó incluso del telégrafo, por tanto no es una novedad que en la tecnología se proyecten lo que como especie no somos capaces de realizar) mientras se sofistican cada día más herramientas de control y prácticas que reducen la privacidad a una idea obsoleta por parte de empresas y estados. Somos lo que hacemos, e Internet es un perfecto reflejo de lo que somos de forma colectiva. Lo peor y lo mejor, sin duda.

Por otra parte, he escrito en el blog y en algunos medios más tradicionales, ya entradas sobre la preocupación por la voracidad de los datos y metadatos de las empresas y corporaciones que reorganizan, como Facebook en su último rediseño del timeline, para convertirse en una base de datos global a una escala sin precedentes en la historia de la humanidad enriquecida de forma gratuita por los usuarios facilitando todo tipo de datos, que Facebook sólo acapara -de momento- con fines publicitarios y que permite segmentaciones preocupantes, sólo a partir de los datos públicos.

El gran negocio oculto de Internet no sólo son los datos sino los metadatos y, así, se explica mejor la gran Guerra Fría Digitalque están librando Google, Facebook, Apple y Amazon por el control de cada vez más partes de Internet. Al mismo tiempo, cada vez más empresas de software desarrollan aplicaciones y programas de control que acaban vendiendo a cualquier estado, incluidos los totalitarios, y que son utilizados para controlar, vigilar y castigar a disidentes en cualquier parte del mundo. Pero quizás ese sea tema para otro post.

En definitiva, harto de esa voracidad por mis datos -que intento evitar dar por que no sabemos qué uso acabaran haciendo de ellos- y prácticas abusivas, aunque aparentemen inocuas, en las políticas de privacidad y protección de datos por parte de esas empresas he comenzado a borrar cuentas de servicios que en algún momento probé y que no tienen más utilidad o no suficiente para mí. Una vez comprendida su lógica y su utilidad y aceptada su inutilidad para mí he decidido ir borrando las cuentas de Google+, Pinterest, Tumblr, Instagram, Foursquare... en un proceso racional y sin ninguna connotación neoludita ni intención de hacerme un eremita analógico, ni de exportar mis prácticas a nadie, que he dado en llamar de mi proceso de Desweb2.0ficación. Como he dicho en alguna ocasión uno escribe y estudia en base a ciertas obsesiones :) Saludos.

Via el blog de Miguel del Fresno

Miguel del Fresno

http://www.migueldelfresno.com
@Yo_Antitwitter
Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir