Mis conclusiones como Jurado en San Sebastián

Final de la experiencia. Participar durante una semana en el jurado de este festival ha sido todo una experiencia sociológica. Una especie de Gran Hermano de cuatro días, donde 14 personas hemos tratado de oír, ver, analizar, juzgar y sentenciar mas de 1.500 piezas de gráfica, exterior, ambient, radio y tele. 
Contento por encima de todo. Sigo aprendiendo y sigo entendiendo mejor esta profesión. Estas son algunas conclusiones: 
1. Chapó para mis compañeros. Grandes profesionales, entrega absoluta, pasión por el detalle, rigor en cada decisión, infinita paciencia con los debates, total generosidad con el tiempo dedicado a cada tema. Se podrá juzgar el resultado del trabajo, pero desde dentro nada que reprochar importante. 
2. La creatividad vista por piezas está languideciendo. Hoy las cosas no se pueden entender si no se ven en conjunto, y cuando se hace por separado, el resultado es bastante gris. No hay brillantez, nada indiscutible que destaque sobre lo demás. De todo lo visto, lo único que me llevo para poner en mi despacho es el poster de la botella de Coca-Cola llena de lapiceros de colores de la tienda de camisetas del Kursal. 
3. Los criterios para valorar la creatividad son ilimitados, y todo criterio tiene siempre otro criterio opuesto que en un momento dado lo puede anular. Si me preguntan por el criterio que hemos seguido para elaborar este palmarés, tengo que contestar que unos 35 posibles para valorar positivamente una pieza (fui anotando todos los que escuché), y otros tantos criterios para destronar (a veces destrozar) esa misma pieza. Conclusión: hay tantos criterios que no hay criterio (y me gusta que sea así) 
4. El resultado del jurado es la suma de subjetividades. Hay gente que odia una pieza mientras otro la cree sublime. Ambas opiniones son de verdad. Curioso y grandioso. 
5. Esto es un juego de influencias maravilloso. Una pieza no vale nada y a los dos minutos es enorme por el comentario de alguien. Otra pieza es genial a primera vista y a los dos minutos cae en la papelera por una sutil frase dejada caer en el grupo. Que el jurado fuera tan influenciable era una genial demostración que no hay prejuicios establecidos previamente. También un buen terreno para aquellos capaces de cambiar opiniones con su comunicación. Lo entiendo y lo admito. Al final este (cambiar percepciones con la Comunicación) es nuestro trabajo, así que me parece adecuado que sea así. 
6. Por supuesto que hay apoyos, alianzas, intereses, grupos, amistades, favores, preferencias y todo lo demás entre los miembros del jurado. Somos personas y las personas somos así, pero nadie ha cruzado en esta ocasión la raya de mamoneo y el reparto del botín entre los presentes. Por encima de algunas anécdotas ha quedado el valor del trabajo, el respeto a las ideas y la justicia de las decisiones. 
7. El Festival está vivo pero tiene que seguir cambiando para seguir siendo adecuado y valioso para todos. El mercado cambia mas deprisa que la forma de clasificarlo que tenemos, igual que la gente cambia mas deprisa que el propio mercado publicitario. Hay que correr mucho mas si se quiere seguir delante. Daré (en privado) mis comentarios y recomendaciones a la organización del festival por si le son útiles. 
8. La comunicación ha cambiado ya. Hay que revisar el lenguaje (pieza?, campaña?, categoría?, contenido?, ambient?,integración?,...) Y ha que revisar nuestra forma de mirar esta profesión. 
Conclusión: experiencia enriquecedora, buen foro de debate y conversaciones, orgulloso de lo aportado y un poco mejor profesional en esto de la comunicación. El resultado, los pitos y los aplausos de esta tarde en la gala los sentiré desde mi casa en Madrid como la aportación también valiosa de los que no estuvieron en el jurado pero que tienen también algo que decir. Todo mi respeto también para ellos.

Felix Munoz

http://
Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir