líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Beatriz Pérez Montequi Directora de Ventas para España e Italia de Samsung Ads

Netflix tiene la oportunidad de ofrecer una magnífica experiencia AVOD

netflix

Hace unos meses, tras su primera caída de suscriptores en más de una década, Netflix reflexionaba sobre su papel en la transformación del panorama televisivo y sobre cómo el público espera ahora disfrutar de los contenidos. Pero ahora se prepara para una nueva era de cambios, ya que los hogares, presionados económicamente, reconsideran las suscripciones a múltiples servicios de streaming.

Tras la caída de abonados en abril, llegaban los datos de julio. En ellos también se producía una disminución de suscriptores, aunque los resultados económicos han mejorado. Y aunque algunos expertos del sector se han apresurado a declarar la inminente perdición del gigante del streaming, yo diría que todavía hay un gran potencial para que Netflix mantenga una posición de liderazgo en la próxima e inevitable evolución de la televisión. Si aprovecha plenamente estas nuevas oportunidades que están surgiendo.

En el panorama televisivo actual, en el que los suscriptores con dificultades económicas navegan entre una proliferación de servicios de suscripción, es alentador ver la voluntad de Netflix de reconsiderar las atrevidas palabras del cofundador Reed Hastings, quien afirmó en 2015 que «no iba a llegar publicidad a Netflix. Punto».

Ahora, según los informes, Netflix está revisando una estrategia de AVOD, anunciando que los anuncios llegarán a principios del próximo año 2023 y, de esta forma, si puede ejecutar su propuesta publicitaria con éxito, podría transformar aún más el mercado de streaming en la próxima década.

Mantener el crecimiento de los abonados es un reto de ingresos para todos los servicios de suscripción. Un reciente estudio de Kantar indica que en el primer trimestre de este año se cancelaron un total de 1,51 millones de suscripciones a servicios SVOD, siendo el coste el motivo de más de la mitad de las cancelaciones. Según los informes, ya estamos empezando a ver la respuesta de otros servicios SVOD; Disney+ ha revelado su intención de introducir una oferta escalonada, incluido un modelo con publicidad, a finales de este año.

Estoy segura de que a muchos en la industria del entretenimiento no se les ha escapado la ironía de que los mismos disruptores que desafiaron el modelo tradicional de financiación de la televisión para eliminar la dependencia de la publicidad están ahora explorando estrategias comerciales adicionales que pueden incluir la publicidad.

Pero no nos engañemos, el ecosistema televisivo no está retrocediendo. El concepto de las suscripciones y el visionado sin publicidad no revolucionaron la televisión. La revolución que ha dominado la última década ha sido la entrega de una experiencia de usuario emocionante y empoderadora que concedía al espectador el control definitivo sobre cuándo y cómo ver sus contenidos favoritos.

Lo que captó la imaginación y la atención del espectador cuando se lanzó Netflix no fue la ausencia de anuncios; fue el binge-watching (o maratón de visionado de series), fue la elección de programas y películas según nuestro propio horario y fue el amplio catálogo de programación de alta calidad.

Y es que los espectadores no querrán perder estas características y es probable que la mayoría acepte la publicidad como contrapartida. En este sentido, un estudio realizado por Ipsos en nombre de Samsung Ads a finales de 2021 mostró que el 56% de los espectadores de Smart TV de toda Europa estaban dispuestos a ver anuncios a cambio de contenidos gratuitos.

La situación económica actual significa que el formato de un solo modelo de suscripción ya no es suficiente para mantener a las masas comprometidas. Para que los contenidos OTT sigan creciendo en popularidad, es el momento de que los gigantes del streaming diversifiquen la forma en que los consumidores acceden a sus contenidos.

Una perspectiva interesante para los anunciantes

La posibilidad de que Netflix y Disney+ —los dos mayores servicios de streaming del mundo, con una base colectiva de 350 millones de suscriptores— introduzcan anuncios es obviamente muy emocionante para los anunciantes. El dominio del streaming sin publicidad ha sido difícil de sortear para las marcas durante la última década.

Las plataformas que mejor emprendan la introducción de anuncios teniendo en cuenta las necesidades y la experiencia del usuario final encontrarán el mayor éxito. Eso significa, entre otras cosas, asegurarse de que los espectadores vean anuncios relevantes y que la frecuencia se gestione cuidadosamente. Hay mucho que aprender del mercado actual de AVOD.

A partir de nuestro propio servicio financiado con publicidad, Samsung TV Plus, hemos podido entender algunas de las motivaciones de los espectadores que hacen uso de la plataforma, entre las que se encuentran el hecho de que sea completamente gratuita, la facilidad de uso y la cantidad de canales disponibles.
Para los productores, la introducción de anuncios es una perspectiva igualmente emocionante. Este canal de ingresos significa que pueden hacer que sus contenidos sean accesibles a todos y no sólo a los que pueden pagar el precio de una suscripción. Un número creciente de espectadores comprometidos atraerá cada vez más contrataciones de publicidad.

Si Netflix se lanza al AVOD, asistiremos a un cambio en el panorama televisivo. Las ventajas para los anunciantes, las productoras y las audiencias son enormes. Aliviará la presión sobre el bolsillo, de modo que los hogares tendrán más ingresos disponibles y los anunciantes podrán llegar a los espectadores comprometidos en la pantalla más grande del hogar. Pero si se quiere aprovechar el valor del AVOD, Netflix tiene que cumplir con los altos estándares que estableció para el streaming y ofrecer una experiencia digital fluida y personal para el espectador.

Beatriz Pérez Montequi, directora de Ventas para España e Italia de Samsung Ads

 

Malditas etiquetasAnteriorSigueinteLa publicidad personificada, la nueva frontera de la publicidad online

Contenido patrocinado