“Origen” y la publicidad

De la publicidad, no se “escapa” estando despiertos.

Puedes elegir no leer prensa, oír radio, ver televisión, o usar internet. Hacerle un boicot al cine, al teatro, y dejar de hablarle a los amigos, pero tarde o temprano la publicidad te alcanzará: en el logo del destapador de cañerías, en algún recuerdo de la infancia vinculado a una marca de helados, o en el pijama que tienes puesto mientras estás encerrado en casa, tratando de huir de “ella”.

Estamos bañados de publicidad, y nada nos invade tanto como su presencia. ¿No te resulta perturbador NO poder apagarla? Está ahí te importe o no, latente en cada objeto que te rodea, y cada día se mete más y más en los poros, en los gustos, conversaciones… ¡en la vida!

Después de ver “Origen”, es normal que se me crucen los cables y piense en lo que podría pasar si por fin aprendiéramos a entrar en la mente ajena. Mirar hasta en el último recoveco de las neuronas del consumidor y hacerle entender que nuestra marca es la mejor, que si no la compran son unos imbéciles, que la competencia no vale nada, y ¡Que compren, compren mucho!

Al parecer, estamos despiertos, ¿O no?

¿Qué harías si te enteras que alguien movió tus hilos desde adentro para comprar solo lo que ellos querían? Porque una cosa es que ahora mismo las marcas te seduzcan sin cesar con trucos, calls to action, promociones y 2×1, pero otra muy diferente y poco ética es que te laven el cerebro a propósito y termines haciendo cosas ajenas a tu voluntad.

Imagina el escenario:  Sueños patrocinados, o pausa entre sueños para ver  avisos… ¡O sueños donde eres el prota de la publicidad de tu marca favorita!

Soñar con una marca es poco frecuente pero posible. Pero de ahí a ceder el paso a esa “última frontera” después de todo quizás no sea tan descabellado. Como sociedad, nos hemos convertido en seres egocéntricos, exhibicionistas: un concierto de monólogos, y ¿Qué mejor oportunidad para demostrar que somos más originales que los demás que MOSTRARLES nuestros sueños?

“…And the only outlandish idea that the film presents, really, is the existence of a technology that allows you to enter and share the same dream as someone else

[...Y la única idea extraña que presenta la película, en sí, es la existencia de una tecnología que te permita entrar y compartir el mismo sueño de otra persona]

Eso, me suena a una futura red social de sueños.

Y admito que me asusta.

http://otcopymadrid.wordpress.com

María Eugenia Jaimes

http://otcopymadrid.wordpress.com
Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir