Por qué los bloqueadores de anuncios son buenos para la industria publicitaria española - Gregory R. Raifman

ad blockersDurante siglos, los anunciantes han empleado la misma estrategia publicitaria básica de lanzar mensajes dirigidos al público general para llegar a la mayor audiencia posible tan a menudo como posible. Mientras los canales y la tecnología disponibles para alcanzar y captar audiencias específicas han crecido de forma exponencial con el paso de los años, los anunciantes españoles se han mantenido, en gran medida, al margen de esta innovación.

Sin duda, el bloqueo de anuncios representa una oportunidad para que la industria se una. A medida que aumenta la frustración de los consumidores en relación con el estado actual de la publicidad digital, millones de ellos optan por descargar tecnologías destinadas al bloqueo de anuncios. Ha llegado el momento de hacer algo al respecto. Los consumidores españoles demuestran estar más molestos con la publicidad digital que los consumidores de otras regiones. Un informe publicado por PageFair y Adobe en agosto de 2015 indica que el 16 % de los internautas españoles disponía de software destinado al bloqueo de anuncios en el segundo trimestre del año, en comparación con un 12,9 % en el caso de Italia. A fecha de junio de 2015, había 198 millones de usuarios activos mensualmente en todo el mundo en las principales extensiones de navegador que sirven para bloquear anuncios. A pesar de que este número es solo un pequeño porcentaje de la población mundial de internautas, se estima que un bloqueo de anuncios del 6 % supondría un coste de más de 19.000 millones de euros en 2015, cifra que representa el 14 % de la inversión publicitaria a nivel mundial. Se trata de uno de los problemas más importantes a los que se han tenido que enfrentar los sectores editorial y publicitario, y hace tiempo que debería haberse resuelto.

Habiendo tanto en juego, es normal que algunos se sientan tentados a desarrollar soluciones tecnológicas provisionales que ignoren los problemas subyacentes que en un principio desencadenaron la aparición de los bloqueadores de anuncios. Sin embargo, los actores inteligentes están reconsiderando cómo las marcas podrían alcanzar, captar y convencer a los consumidores en un futuro y de qué modo los creadores de contenido podrían volver a conectar sin problemas a los usuarios con la experiencia publicitaria.

En lugar de intentar hacer encajar la experiencia publicitaria imperante desde hace siglos en un dispositivo que cabe en el bolsillo, las marcas y los creadores de contenido españoles deben cambiar su estrategia y adoptar un enfoque de captación de consumidores guiada por valores, que comprenda y atienda las necesidades individuales de los consumidores a la vez que acepte que su experiencia de contenido está sufriendo cambios fundamentales, en tiempo real.

Los consumidores quieren anuncios que respeten su experiencia de usuario, anuncios que complementen la experiencia de contenido general. En resumen, los usuarios reclaman una experiencia publicitaria mejorada que sea menos intrusiva y más relevante para su vida diaria.

Al sector publicitario español, así como a las comunidades editoriales y de desarrollo de aplicaciones de todo el mundo, se les presenta la siguiente oportunidad: traer la publicidad al siglo XXI mediante el empoderamiento del usuario, lo que significa otorgarle más control sobre su interacción con la marca y ofrecerle una experiencia de usuario perfecta y atractiva.

La solución no pasa por usar bloqueadores de anuncios, que distorsionan la esencia de un ciberespacio realmente libre, a la vez que los principales anunciantes pueden publicar anuncios sin el consentimiento o control del usuario a cambio del pago de una tasa.

Digamos que la frustración con la publicidad digital de los consumidores actualmente conectados no es un problema que se soluciona con un bloqueador de anuncios. Se trata de una oportunidad que hay que aprovechar. El usuario espera algún tipo de valor a cambio del increíble contenido que tiene al alcance de un solo clic. Ahora a los anunciantes, creadores de contenido y líderes tecnológicos en publicidad, les toca dar el siguiente paso: deben unirse para ofrecer una experiencia publicitaria mejor a los consumidores. ¿Cuál es la alternativa? Seguir haciendo lo que se ha hecho durante años y ver cómo la industria de la publicidad online cede su protagonismo como impulsora del crecimiento del increíble universo de contenidos y libertad de expresión que actualmente sostiene.

Gregory R. Raifman
Fundador y miembro de la junta directiva del grupo publicitario Trustworthy Accountability Group y presidente de Rubicon Project, una empresa tecnológica líder en el campo de la publicidad
@gregraifman

Te recomendamos
En otras webs

ICEMD

FLUGE

Hotwire

A3Media

Recopilatorio

Compartir