Laura González PrivacyCloud

Publicidad personalizada vs publicidad customizada

publicidad

El simple hecho de aceptar la política de cookies al navegar por un sitio web, así como, ceder cierto tipo de información personal a las marcas al tramitar un registro online, o con el objetivo de beneficiarse de descuentos u ofertas en el consumo de cualquier contenido o bien físico, da alas a los anunciantes para contar con información clave a la hora de presentar a los usuarios publicidad de productos afín a sus gustos e intereses.

Cuando hablamos de publicidad basada en los datos personales que la marca recoge, almacena y analiza de sus usuarios a través de diversas técnicas, hablamos de publicidad personalizada, en el pasado conocida como publicidad basada en intereses. Un concepto que, dispuestos a definir de manera simple y breve, desde el punto de vista del anunciante se trataría de "recopilar datos de usuarios y utilizarlos a tu favor".

La publicidad personalizada suele generar controversia entre los usuarios online, y es que el debate está servido si entramos a valorar si existe o no equilibrio entre la personalización que buscan los clientes y la que temen. Por ejemplo, el hecho de visualizar anuncios relacionados con búsquedas recientes puede resultar intrusivo a gran parte de los usuarios online.

Orientar anuncios personalizados puede ser muy delicado, así que es importante mantener el cuidado y la responsabilidad. Y aquí es donde entran en juego la transparencia y la privacidad, el respeto de las marcas hacía sus usuarios y su capacidad de generar confianza a la hora de llevar a cabo el tratamiento de los datos personales de sus clientes.

En este contexto, se hace necesario acuñar el concepto de publicidad customizada, porque no es lo mismo la publicidad que se impone al usuario (publicidad personalizada) que la que el propio usuario elige por voluntad propia (publicidad customizada), y ahí es donde radica la diferenciación entre estos dos conceptos. Una distinción que rara vez se menciona, cuando es evidente la diferencia sustancial que existe entre ambos términos.

Dicha publicidad customizada supone un paso hacia adelante en el mundo del marketing digital, y crea un nuevo escenario donde empresas y clientes salen beneficiados. El usuario cede de manera consciente su información personal a la marca, manifestando su deseo de recibir publicidad sobre productos o servicios concretos y pudiendo modificar sus preferencias cuando lo desee. Mientras, por su parte, las marcas seguirán contando con información personal de sus usuarios clave para ofrecerles una experiencia de mayor calidad, anuncios más relevantes que contribuyan a aumentar su ROI.

El futuro de la publicidad digital está marcado por un usuario online responsable de su privacidad que cede sus datos personales de manera consciente, y unos anunciantes que apuestan por la transparencia con el objetivo de forjar una relación de confianza con sus clientes.

Laura González, PrivacyCloud

Te recomendamos

Living Marketing

EVO Banco

Outbrain

Adecco

Podcast

Compartir