Magalí Rey Directora de marketing de vibbo

Reinventarse e innovar sin perder la esencia

El mercado de segunda mano ha experimentado un boom en los últimos años. Estamos dejando atrás una crisis económica que, combinada con constantes avances tecnológicos, ha propiciado un cambio sociocultural en España respecto a este sector. Dar una segunda vida a los objetos es algo que siempre ha existido, pero ahora, gracias a Internet y a las apps, es algo que ha conseguido un mayor alcance y, lejos de los antiguos clichés, se ha convertido en una moda que no parece que vaya a ser pasajera.

En la era de las plataformas y de los smartphones, el mercado de segunda mano ha pasado a mover cientos de millones de euros cada año entre los usuarios, que a golpe de un click y sin ningún esfuerzo ni intermediario, pueden poner a la venta aquellos objetos que no usan con una gran visibilidad. Sin duda, el mercado de segunda mano engancha, pero también evoluciona, y en vibbo somos muy conscientes de ello. Hace ya dos años que Segundamano se convirtió en vibbo, una nueva marca que partía de cero en términos de branding. Pero no se trató solo de un cambio de marca sino también de una transformación importante de la plataforma, en la que se han implementado nuevas funcionalidades más sociales, como, por ejemplo, la opción de seguir a usuarios o publicar valoraciones acerca de las transacciones.

Con la evolución que está teniendo la marca se ha conseguido uno de los principales objetivos del rebranding, incorporar muchos usuarios nuevos que antes no accedían, mucho más activos y que han conseguido que la plataforma tenga mucho más engagement. El cambio de marca también permitió actualizarnos y realizar un verdadero cambio en nuestros procedimientos de trabajo, partiendo de una marca tan consolidada como era Segundamano y con un equipo que hereda los aprendizajes de 37 años de experiencia y conocimiento del sector.

Por ejemplo, otro foco de la renovación era la transición móvil, un proceso que ha sido decisivo si tenemos en cuenta que actualmente el 75% del tráfico de vibbo se realiza a través de dispositivos móviles, una cifra que prácticamente se ha duplicado en los últimos cinco años. En este sentido, estamos convencidos de que la tendencia para los próximos años incluirá acciones que ayuden a finalizar la experiencia de compra a través de las apps y los smartphones. Es decir, que la parte offline que aún mantiene la compraventa de artículos de segunda mano, como el pago o la entrega de productos, pase a hacerse también online.

Aun así, a pesar de que se trata de casos puntuales dentro de todas las compras y ventas que se realizan, en países como España o Italia todavía existe preocupación en torno a la confianza y la seguridad, y por eso es muy importante para nosotros reforzar esa seguridad creada en un entorno online con acciones en el entorno offline. Bajo esta filosofía, el Punto vibbo fue una acción ideada este año, precisamente, para cerrar el círculo de compra del cliente. Se trata de espacios de encuentro en Madrid y Barcelona donde los usuarios podían llevar a cabo sus transacciones de forma segura, con la presencia de un miembro de vibbo. La experiencia en el canal offline ha sido muy positiva y por ello lo tendremos en cuenta para nuestra estrategia de 2018 ya que poner el usuario en el foco del negocio nos ha permitido escuchar sus necesidades y darle soluciones que hacen que comprar en plataformas como vibbo sea una experiencia fácil y segura.

Es importante renovarse constantemente y no dejar de ofrecer soluciones que vayan más allá del online y que acompañen al usuario desde el principio al fin de las transacciones. No se trata únicamente de atraer a nuevos usuarios sino de consolidarlos mediante servicios mucho más personalizados, para mostrarles aquello que realmente les interesa.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir