líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Javier Riaño Vicepresidente de Marketing de Procter & Gamble España y Director Senior de la Categoría de Belleza

La respuesta a la pandemia, el reflejo de quién somos

respuesta a la pandemia P&G

El año 2020 llegó para revolucionar, desde lo más profundo, nuestra manera de estar en el mundo. La pandemia del Covid-19 cambió de un plumazo los hábitos, rutinas y prioridades construidas a lo largo de toda una vida y dejó en evidencia que, al final, lo único verdaderamente importante es cuidarnos. Cuidarnos cuidar. De repente, esta palabra adquirió un nuevo significado. Convertimos en esencial cuidar de nosotros mismos como hacía tiempo que no hacíamos, cuidar de nuestros familiares y amigos más cercanos; de nuestros vecinos y conocidos; de nuestros hogares y de las comunidades en las que desarrollamos nuestro día a día.

Con la irrupción del virus en nuestras vidas presenciamos, atónitos, cómo los profesionales sanitarios demostraban una vez más su heroicidad salvando miles de vidas, completando turnos agotadores y recordándonos, con paciencia, la importancia de cuidarnos -y cuidar-. Asistimos, asimismo, a una ola de solidaridad que parecía impensable meses atrás, que nos demostraba nuestra resiliencia como sociedad y nuestra extraordinaria capacidad para remar unidos en una misma dirección cuando existe voluntad para ello. Nos dimos cuenta, durante esos extraños primeros meses de pandemia, de lo vital que podía llegar a ser un abrazo, una sonrisa, una conversación cara a cara.

Sin duda, estas lecciones fueron aprendidas en el marco de un duro escenario sanitario, social y económico, que nos hizo sentir al límite en muchos momentos y nos devolvió la esperanza en muchos otros, cuando parecía que todo pasaba. No obstante, todos ellos son valiosos aprendizajes que no debemos olvidar. Debemos recordar cómo sociedad, instituciones y organizaciones sociales colaboraron como nunca antes para paliar las consecuencias de un virus desconocido y cómo, gracias a estas redes de ayuda tejidas en cuestión de semanas, muchas personas pudieron comer, dormir bajo techo y cubrir necesidades básicas que nunca antes se habían llegado a cuestionar.

En este marco, las empresas jugaron un papel clave como motores de una colaboración social que se tornó indispensable en el contexto de la pandemia. Concretamente, en Procter & Gamble (P&G) sentimos una fortísima responsabilidad de actuar, en línea con uno de nuestros principales valores corporativos, como ‘una fuerza para el bien’, tratando de ejercer un impacto positivo en la sociedad en medio de las circunstancias desfavorables en las que todos nos encontrábamos. Así, pusimos en marcha nuestros mecanismos de colaboración habituales y redoblamos nuestros esfuerzos para reforzarlos en la medida en que lo exigían las circunstancias, impulsando varias líneas de acción para mitigar las consecuencias de la crisis en diversos ámbitos.

Aplicando la primera de las lecciones aprendidas en este insólito año, decidimos que cuidar a los nuestros -nuestras personas, nuestros equipos-, era el primer paso para cuidar de la sociedad a una mayor escala y, por ello, su seguridad, salud y bienestar siempre fueron nuestra prioridad. Así, gracias a la intensificación de los esfuerzos de todos y cada uno de los trabajadores de la compañía, pudimos cubrir los picos de demanda y garantizar en todo momento el suministro de nuestros productos, esenciales en 200 millones de hogares europeos. Cumplido este objetivo, miramos a la sociedad y emprendimos el programa de impacto social más grande de nuestra historia como compañía en España.

De este modo, nos unimos al plan Cruz Roja Responde colaborando con 500.000 euros para la construcción de centros médicos de emergencia y donamos 100.000 productos de aseo personal de nuestras principales marcas a personas en riesgo de exclusión social, especialmente afectadas por la pandemia. Además, lanzamos la campaña ‘Gracias por vivir de cara‘, agradeciendo a los profesionales de la enfermería su excepcional trabajo y dotándoles de hasta 220.000 productos de nuestra marca Olay para el cuidado de la piel. En esta misma línea, proporcionamos 15.000 litros de líquido hidroalcohólico a farmacias, hospitales y residencias de ancianos de todo el país y, desde nuestra planta de Jijona, fabricamos y distribuimos 1.200.000 mascarillas higiénicas a organizaciones como Cáritas, FESBAL, Aldeas Infantiles SOS, Save the Children o Cruz Roja, que demostraron, una vez más, lo cruciales que resultan para la sociedad.

Así, en este año tan complicado, hemos redoblado nuestros esfuerzos para ejercer un impacto positivo en la sociedad estrechando los lazos con las organizaciones sociales con las que habitualmente colaboramos, que han trabajado activamente para mitigar los efectos de la pandemia. De este modo, de la mano de entidades como Fundación Valora o La Nau hemos llegado a donar más de un millón de productos a colectivos vulnerables y hemos ayudado a más de 240.000 personas a través de nuestros programas de acción social. Este año nos ha hecho darnos cuenta -más aún- de la importancia de actuar como una fuerza para el bien, lo que nos ha llevado a tomar la determinación de lanzar la plataforma Lead With Love, una llamada a la acción a través de la que desarrollaremos 2.021 buenas acciones durante 2021 con el fin de mantener la senda del compromiso social y hacer frente a los desafíos que nos trae este nuevo año.

Guiados por los valores que integran el ADN de P&G y gracias al esfuerzo conjunto de los equipos de todas nuestras plantas y centros de trabajo en España, hemos conseguido continuar generando valor a la sociedad en un momento marcado por una crisis sin precedentes. En este contexto, la colaboración ágil y coordinada entre empresas, instituciones y organizaciones sociales ha marcado la diferencia a la hora de atender las necesidades básicas de las que miles de personas se han visto repentinamente desprovistas. De este modo, durante la crisis no hemos hecho sino reforzar nuestro objetivo de mejorar la vida de las personas e intensificar nuestras líneas de trabajo para conseguirlo, reflejando nuestro propósito corporativo en nuestras acciones y aplicando, en todo momento, la valiosa lección aprendida durante la pandemia: cuidarse y cuidar.

Javier Riaño, Vicepresidente de Marketing de Procter & Gamble España y Director Senior de la Categoría de Belleza

Cómo afrontar una crisis sanitaria mundial con éxitoAnteriorSigueintePredicciones de Lenovo para 2021: El impacto de la COVID-19 en el futuro de la tecnología

Noticias recomendadas