Pablo Sánchez Pérez Director General mytaxi España

Sobre la huelga de taxis

taxisLa huelga del taxi está en boca de todos. Usuarios afectados, trabajadores del taxi, vecinos de áreas colapsadas por los paros y la ocupación de las vías públicas: todos tienen sus motivos y razones, todos tienen sus derechos, por lo que sería un error plantear la situación en términos de quién tiene la razón, o vencedores y vencidos.

Desde mytaxi apoyamos a los taxistas y entendemos sus inquietudes, ya que el entorno en el que operan ha cambiado mucho los últimos años sin que la regulación del sector haya seguido el ritmo de los acontecimientos adaptándose al nuevo entorno, pero también entendemos que tanto trabajadores como usuarios deben ser respetados, por lo que afirmamos categóricamente que los actos violentos no representan ni a mytaxi ni a su flota de taxistas. Esperamos que las próximas decisiones del ministerio de Fomento puedan ser el prólogo de un nuevo escenario para la construcción de un sector más competitivo.

Cualquier solución tiene que partir de un diálogo constructivo que ayude a afrontar de verdad los retos del sector. Un diálogo que debe excluir cualquier forma de violencia como forma de presión. Agresiones como las vividas en Barcelona la semana pasada son un ejemplo del camino a evitar.

En situaciones de tensión como la actual, a veces se tiende a una cierta confusión de los términos, y se ha llegado a decir que en realidad estamos ante un debate entre tecnología y movilidad, ante un choque de modelos de negocio. Hay quien considera que el taxi no se adapta a un entorno digital y conectado, pero la experiencia de mytaxi demuestra que no sólo es posible traer la tecnología al sector, sino también ofrecerle una oportunidad de transformación, aunque siempre respetando la regulación vigente y en colaboración con las distintas administraciones.

Nuestra propuesta es sencilla: ofrecer un servicio al usuario sin coste añadido, a demanda, gracias a la comodidad de uso de la app. Por su parte, el taxista abona 0,99 céntimos por cada carrera solicitada a través de la aplicación, y un 1,9% si además el usuario paga a través de la Taxi App. No hay más costes, ni mensuales ni de tramitación. La facilidad de uso redunda en un incremento de trayectos y también en una personalización del servicio, que fideliza al usuario. Y aún más gracias a las promociones periódicas que se realizan y que no afectan al bolsillo del taxista, ya que la diferencia de precio entre lo que marca el taxímetro y lo que paga el cliente es asumida por mytaxi.

Dejemos a un lado, por tanto, el debate tecnológico, y centrémonos en las propuestas que se deberían consensuar para tener en cuenta las necesidades del sector del taxi, la Administración y el interés de los usuarios. En primer lugar, asegurar que cada uno de los actores cumple la normativa vigente: ratios de proporcionalidad que han pasado de 1/30 a 1/20 y que son en realidad 1/7; recogida y captación de pasajeros y prestación geográfica del servicio asociado a la licencia.

En segundo lugar, actualizar la normativa a la realidad del mercado, en especial después de que se hayan dictado varias sentencias judiciales cuya consecuencia será, sin duda, el incremento del número de operadores en la industria del transporte urbano. Por eso la nueva normativa debería prever también una flexibilización de las tarifas, dentro de unas horquillas determinadas por la Administración. Y no sólo las tarifas se deberían flexibilizar, sino también los horarios, con un régimen de descanso menos rígido y que tenga en cuenta los momentos de alta demanda, como pueden ser los fines de semana o los acontecimientos deportivos, corrigiendo así las posibles situaciones de sobre demanda. Tanto en un caso como en el otro, la capacidad que tienen las apps del taxi de poner en contacto oferta y demanda de manera más eficiente y en tiempo real, puede ser de gran ayuda. Porque, en definitiva, se trata de fomentar un mercado on demand, que evite el exceso de vehículos vacíos y apueste por la sostenibilidad. Creemos que la Administración debería implementar medidas que aseguren que se cumple la legislación vigente y revisar la regulación, que no se ha tocado en décadas, para ayudar a la industria del taxi en este viaje. El mundo ha cambiado, y todos tenemos que cambiar con él.

Pablo Sánchez Pérez
Director General mytaxi España

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir