Marc Amorós Autor de ¿Por qué las fake news nos joden la vida?

(Solo) La verdad salvará tu marca

En los años noventa, en España, nueve de cada dentistas recomendaban un chicle sin azúcar. ¿Os acordáis? ¿Vosotros también venerabais al dentista trol que, con su silencio, nos decía que tomáramos los chicles que más nos gustaran? Ese dentista trol, ¿era el más inconsciente de la banda o el más honesto? Teniendo en cuenta que al negocio de un dentista le van bien cuántas más muelas con caries, mejor, ese dentista era sin duda el que más miraba por su negocio. Pero su actitud era egoísta. Su actitud escondía la verdad para su propio beneficio. Como si ahora un médico nos recomendara fumar a ramo o no hacer ejercicio.

Al igual que los dentistas, hoy en España, nueve de cada diez personas, el 88% para ser precisos, piensan que las noticias falsas se generan para perjudicar la imagen y la reputación de una marca, una persona o una organización. A estas alturas, todos sabemos que una noticia falsa es una información deliberadamente engañosa que aún conteniendo datos veraces falsean un relato acerca de un producto, una marca, una persona o una empresa. ¿Y si resulta que es la tuya?

Reaccionar a una noticia falsa no es nada fácil. Es un envite fastidioso, sobre todo porque el desmentido de una mentira nunca alcanzará su misma difusión. Un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusets nos dice que las noticias falsas se viralizan hasta seis o siete veces más que una noticia real. ¿En qué lugar deja esto a nuestro desmentido? Si la noticia falsa que nos fastidia llega a más gente y a mayor velocidad de impacto que nuestro desmentido, ¿tiene sentido decir algo acerca de una noticia que como marca sabemos que es mentira?

La respuesta es sí. Porque, como dice el refrán, «quien calla, otorga» y nuestro silencio puede ser interpretado como un «mierda, nos han pillado y no sabemos cómo convenceros de lo contrario», aún siendo verdad justamente esto. Reaccionar a toda la información falsa que circule acerca de nuestra marca o empresa no es que sea necesario, es una obligación.

La cuestión aquí es cómo hacerlo con éxito. Si esperas algo mágico, busca en los libros de Harry Potter. Mientras tanto, quienes lidiamos con las noticias falsas en el mundo real, nos toca idear un remedio y éste pasa por entender qué provocan las fake news al impactar en nuestro cerebro. Cuando leemos una noticia falsa, ésta crea un relato, una historia en nuestra mente. Y cuando una historia, real o falsa, se nos mete en la cabeza, desmentirla es muy difícil. Pasa como las canciones pegadizas. No sabes cómo se te han metido en la cabeza y todavía menos sabes cómo sacártelas de dentro. Al respecto, recuerdo cuando Buenafuente contó en uno de sus programas que una vez estaba en un funeral y sin saber cómo, en su cabeza se le empezó a reproducir Yo quiero bailar toda la noche de Sonia y Selena y tuvo que luchar titánicamente contra sí mismo para evitar canturrearla en voz alta.

Esto ocurre porque cuando escuchamos una maldita canción pegadiza o una noticia falsa, ésta ocupa un espacio en nuestro cerebro. Y cuánto más la escuchamos, peor. Por eso hay gente que de tanto oír que Bill Gates quiere controlarnos a través de la vacuna del coronavirus no puede evitar pensar una y otra vez en ello. ¿Qué hacemos, pues, para borrar esa canción o esa noticia de nuestra cabeza? Para lograrlo, debemos conseguir ser impactados por una nueva historia que rellene el vacío mental que nos deja perder de vista a Sonia y Selena, a Bill Gates o a la fake news de turno. Si sólo optamos por desmentir la noticia o por decirnos que la canción es mala y no vale la pena recordarla, nuestro cerebro es tan juguetón que seguirá prefiriendo esta noticia o canción a ninguna. Debemos, pues, ser capaces de crear una nueva historia alternativa que cuente la verdad de nuestra marca para rellenar el espacio mental que ahora ocupa la noticia falsa.

Como afirma Oscar Villarroya, autor del ensayo Somos lo que contamos y experto neurólogo, "somos una especie narrativa y, en vez de Homos sapiens, deberíamos llamarnos Homo narrator". Y yo añado: si queremos combatir las noticias falsas, nuestra marca debe contar la verdad y erigirse en un auténtico Homo narrator veritatis.

Por Marc Amorós, autor de "¿Por qué las fake news nos joden la vida?" (LID Editorial)

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Atresmedia

A3Media

Compartir

Centro de preferencias de privacidad

Navegación

Estas cookies permiten que el Sitio Web funcione correctamente por lo que son esenciales para que el Usuario pueda usar todas las opciones del Sitio Web y pueda navegar y utilizar las funciones de la misma con normalidad.

Advertising

Analíticas

Estas cookies recopilan información anónima de manera estándar sobre la navegación del Usuario y sus patrones de comportamiento. La información recogida mediante las cookies analíticas es utilizada para la elaboración de perfiles de navegación de los Usuarios de este Sitio Web, con el fin de introducir mejoras en nuestro servicio.

__utma, __utmz, __utmb
__utma, __utmz, __utmb

Other