TDT, el gran bluff

Qué aficionado a la tecnologia y a la electrónica de consumo no recuerda con cierta melancolia aquellos olores a cable “euroconector” de 21 pins, al “Porex, TM” de la caja de nuestro primer DVD grabador o el brillo de nuestro ya olvidado discman “silver edition” con antishock...y a pila recargable.

Los que se consideren de esta guisa recordarán cuando empezamos a leer, escuchar y soñar con el dia en el que llegaria a nuestras “cajas tontas” la calidad digital.

Digital Video Broadcasting, Multiplex que “..."ensancharan" el espacio de la antena”, MPEG2 en la pantalla de TRC, sonido digital, servicios interactivos, tv a la carta...todo!

Era imposible asimilar que en el futuro, tendriamos la calidad de un DVD en la emisión de la TV habitual.

Del mismo modo, todo el mundo entendió que habria correlación entre calidad tecnológica con la calidad de los contenidos creativos emitidos...craso error.

¿Que TDT tenemos?

- Canales de “refritos” de corto o largo recorrido, con series completamente caducadas que ni tan solo generan nostalgia alguna al verlas...

- Canales de repetición de programación de la respectiva matriz a una semana vista, ¿de que nos sirven?

- Las de siempre, nacionales y autonómicas, algunas sin TXT ni estéreo!

- Amplia oferta de “concursos”, por no llamarlos “trileros telefónicos” adornados por silicónicos escotes parlanchines que con “grandes” dosis de comunicación descuelgan un teléfono (no DECT, siempre de cable) y exclaman “Solución!, Solución!” aunque nadie acierte nunca el maldito nombre masculino que empieza y acaba en “E”.

¿alguien sabe uno?

Otros dias, gracias al insomnio que la crisis y sus consecuencias generan, dedico mi triste tiempo en estudiar las ofertas de compra...en los canales especialistas de teletienda.

- Máquinas para mover los pies debajo del escritorio...packs de cuchillos propios de cualquier asesino de pelicula americana de serie “B”, aparatos de gimnasia doméstica con su siempre final denominación al “POWER” o los maravillosos rodillos para pintar habitaciones que no “chorrean” y al mismo tiempo hunden en la miseria al pintor económico y “majete” de barrio que solemos conocer casi todos los españoles.

Tarots, con consultas de novios enfadados en calidad digital...

¿De que nos sirve?.Realmente, es absolutamente inconcevible.

Puedo llegar a entender lo insostenibilidad que el proyecto TDT acarrea a los canales privados en estos momentos.

Del mismo modo, puedo llegar a entender la dificultad que representa “llenar” el doble o triple de espacio televisivo con cada vez menos inversión en publicidad por parte de los anunciantes.

Pero por favor, en general, se está insultando a la audiencia!

¿Es quizás la TDT, una acción tácita para acabar finalmente con el hábito de ver la TV y agilizar el cambio a verla en el ordenador?

¿ Que pasará cuando los fabricantes de TFT´s integren un PC con internet en las pantallas de 32 o más pulgadas?, ¿adios al televisor...?

¿ Será la TV, una “ventanita” de las varias abiertas en el “escritorio”?

¿Sabrán los canales privados, si es que llega, derivar a tiempo el consumo de publicidad trasvasado por el gobierno de la TVE a sus espacios para dinamizar su oferta en TDT?

¿Saben la mayoria de ciudadanos que los sintonizadores que estamos comprando son simples “zappers” que no están preparados ni para el 15% de prestaciones que deberá cumplir la TDT en europa?

Lo admito, soy demasido negativo...como casi todo, la culpa es de la crisis.

Hay un tema positivo y se debe comentar, Intereconomia TV.

Esta gente, conocidos hace tiempo ya por radio, estan dando en el clavo.

Perfecto!

Una oferta de contenido especializado, una fragmentación de público objetivo quizás tan “seleccionada” y precisa que produce un real atractivo justo a la gran mayoria de target “no seleccionado”.

Una programación diferente, un canal que opina y critica, e incluso tutea y ya amenaza a los encorsetados de CNN+.Un acierto señores...todo un patrón a seguir para los nuevos inquilinos de la TDT!

Jordi

http://
Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir