TVE ausente de los Mundiales

El Mundial de Sudáfrica 2010, pasará a la Historia del fútbol español. Por primera vez nos clasificamos como semifinalistas, llegamos a la final y fuimos campeones del Mundo. Millones de espectadores de los cinco continentes han asistido al gran espectáculo futbolístico y han podido contemplar a los mejores equipos del Mundo. La realización televisiva ha sido excelente porque han diseccionado las jugadas mejores y los momentos más discutibles, con la mejor de las técnicas de la imagen hoy vigentes. Hay, pues, que congratularse del triunfo de España porque gracias a la televisión todo el mundo ha comprobado que somos merecedores de la victoria.

Pero esa victoria, ese Mundial tan distinto a otros y tan especial para España, ha tenido un aspecto negativo. TVE que ha estado presente a lo largo de su Historia en toda clase de acontecimientos, de gran eco mediático e informativo, esta vez nos ha fallado. Estuvo ausente al haber permitido que la retransmisión del campeonato lo realizase sólo las cadenas privadas.

Algunos dirán ¡que más da! Otros, que era muy caro la adquisición de los derechos; como si TVE no hubiera gastado a lo largo de los últimos años, millones en nimiedades sin la trascendencia que ha tenido el Mundial 2010. Las cadenas privadas argumentarán que sus audiencias han sido históricas, que lo han hecho muy bien, etc.etc. E incluso adornaran estos autoelogios con la falacia, “a los españoles no les ha costado nada, cosa que no habría ocurrido si TVE hubiera gastado un dineral en los derechos d transmisión con la repercusión en los contribuyentes”. Silencian, lógicamente, que la publicidad emitida es la financiación de las privadas. Y quien paga es el consumidor que ve anuncios antes, durante y después de los encuentros (no todos) trasmitidos. Porque eso es otro asunto. Los españoles no han podido ver los partidos de las 16.00 horas, con excepción del Brasil- Holanda. Se perdieron el Inglaterra- Alemania, y el Argentina- Alemania, por poner sólo dos ejemplos. No entramos en las cadenas de pago por suscripción que naturalmente tienen audiencias limitadas.

Los aficionados españoles se quedaron si ver la inauguración en directo, a las 14.00 horas, horario malos para la programación de las cadenas privadas. El espectador en ese caso y en otros muchos, no es una mercancía a tener en cuenta pues vale menos que a las 20.30, horario estelar. A esa hora es una mercancía rentable. Ha dejado de ser sujeto de todo lo que conlleva una transmisión televisiva mundial, sujeto de la información.

La televisión pública de Alemania (con un Gobierno conservador) sí se toma los mundiales de fútbol muy en serio. Son cadena de verdadero servicio público. Tanto la ARD y la ZDF, así como la privada RTL, han transmitido todos los partidos. Los han analizado profesionalmente. Y por poner algunos ejemplos, ofrecieron las traducciones de los discursos del presidente de la FIFA, Blatter, y del presidente sudafricano, antes del partido inaugural a las 16.00 horas. Nuestra privada, se enredó en la verborrea habitual haciendo caso omiso de ello. También hicieron caso omiso del momento en que Cannavaro, el jugador italiano, llegaba al estadio la noche de la final y mostraba al público la copa del mundo. Tampoco ofrecieron la entrega oficial de las medallas de bronces al equipo alemán tras derrotar a Uruguay. Al finalizar el encuentro cortaron abruptamente y se “olvidaron” de ese detalle. Estaban con su publicidad. Como mínimo, una falta d cortesía, un cierto desdén hacia un acto “donde no estaba España” dirán.

La RTL alemana, cadena privada, ha retransmitido algunos encuentros de la fase previa. Por ejemplo, el España-Honduras. Y, naturalmente que ha emitido publicidad. Pero tanto antes, durante la pausa y al final, no ocuparon todo el tiempo con anuncios. Analizaron el partido correspondiente, al igual que las públicas

Y ¿por qué el Gobierno que tanto manda en TVE se ha mostrado tan “neutral” en esta dejación del servicio publico tan cacareado en otras ocasiones? Alguien podrá argumentar que dadas las actuales circunstancias (hay que favorecer a ciertas cadenas privadas) hubiera sido utópico la retransmisión del Mundial por TVE .Echemos, pues, mano de aquella frase de Bertolt Brecha en su “Teoría de la Radio”: “Si considera esto utópico le ruego que reflexiones por qué es utópico”

mpiedrahita

http://
Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir