TVE en la encrucijada: la televisión pública ante el reto de emitir sin publicidad

En los inicios de TVE, muy pocos se podían imaginar la trascendencia que iba a tener este invento. Victoriano Fernández Asís, redactor del periódico Pueblo, fue el encargado de articular un equipo de periodistas para los incipientes telediarios que él dirigía. Nos animó a los jóvenes que trabajábamos en el citado periódico a realizar esa tarea tan nueva. Confieso que no me subyugó la idea. pero los reporteros, Tico Medina y Yale, si estuvieron dispuestos Un día que no encontraban personaje para su diaria entrevista, fui entrevistado por ellos en los primeros estudios de TVE del Paseo de la Habana. Fue mi primer contacto con Televisión Española allá por el año 1957

No tuve receptor de televisión hasta el año 1964. Lo alquilé en Londres. Durante mi estancia en Inglaterra para estudiar la agencia de noticias Reuters, gracias a una Beca March. Ya no volví al periódico Pueblo donde trabajaba desde el año 1955. Me quede en Inglaterra como corresponsal de la agencia Europa Press. Y allí descubrí una televisión pública, la BBC, que no emitía anuncios y una cadena comercial que si interrumpía los programas con publicidad, la ITV.

En Inglaterra me di cuenta de la importancia de este invento que yo defino en mi libro “TVE en la encrucijada. El devenir de la televisión pública ante el nuevo reto de emitir sin publicidad”, con la siguiente frase: La televisión, un invento (que podía ser) maravilloso. Un invento, desgraciadamente mucho más banal que maravilloso, como bien saben los espectadores españoles con sentido critico

Pilar Miro, directora general de RTVE – y aludo a ello en el libro- tuvo la sensibilidad, con el anuncio de la perra Pippin, de recomendar a los niños y a los padres de esos niños que no todo en la vida consiste en ver televisión. Que yo sepa, ningún otro director general de la radiotelevisión española se atrevió a tan sabio consejo:

No hay, pues, que dejarse hipnotizar por eso que algunos llaman la caja tonta pero la caja en si no es tonta. Puede contener programas maravillosos y, sobre todo, programas para tirar a la basura. Pero quienes la controlan y abusan de ella, si que pueden volver tonta a la muchísima gente que la mira ensimismada. Lo ha dicho David Frost: “La televisión es un invento que le permite entretenerse en su sala de estar, con personas a las que no dejaría entrar en su casa”.

En Bonn, año 1974, compre mi primer televisor, al hacerme cargo de la corresponsalía de TVE y allí me di cuenta que la televisión publica alemana superaba en calidad incluso a la BBC y la imitaba en lo de criticar al gobierno de turno La señora Thacher sabe de esto mucho. Estas dos televisiones públicas poco parecido tenían con la que entonces llegaba a los hogares españoles: TVE.

La televisión pública alemana me atrajo. No es estatal ni gubernamental, sino de la sociedad. Televisión pública del público que es quien la financia mediante el pago de un canon. El modelo alemán, adaptado a nuestra idiosincrasia, quizás era el adecuado para la nueva España democrática. Especialmente por el paralelismo de que aquí, como allí- guardando las distancias- había finalizado un régimen dictatorial. Pero se ignoro el modelo alemán, que yo aconsejaba, mediante el pago de un canon. Creo que un error como lo demuestra lo acaecido desde entonces hasta hoy mismo. Error bendecido legalmente por el estatuto de 1980: la televisión como apéndice del Estado y por lo tanto herramienta del gobierno de turno y, naturalmente, del partido que lo sustenta.

Recordemos lo que dijo en su día el presidente francés Pompidou: “La televisión no se puede dejar en manos de los periodistas”. Yo añadiría, volviendo al estatuto, que peor ha sido dejarla en manos exclusivas de los políticos. Otro gallo nos cantaría si hubiera predominado entre los políticos una perspectiva de miras mucho más allá del propio ombligo: miras de estadista y no de electoralista.

La excusa para ignorar aquel modelo, no me pareció muy consistente. Se me dijo que los españoles no estarían dispuestos a pagar un canon por ver la televisión Años mas tarde, recién vuelto de Bonn, escribí un articulo en El País con este titulo “Añoro el canon alemán “ Argumenté que la aparente gratuidad de TVE era más cara que pagar un canon como hacían los alemanes. El ignorar entonces ese modelo aleman de financiación lo hemos pagado bien caro los españoles.

La financiación surgió en TVE como un gran problema a raíz de aparecer las televisiones privadas, las televisiones comerciales. Mucho antes, en 1987 publiqué el libro “Teleperiodismo: ante el reto de la televisión privada”.Lo que en ese libro advertí cayó en saco roto. Un problema ahora agudizado al no obtener TVE recursos publicitarios. Un reto al que se enfrenta hoy la televisión publica y que explico en el citado libro.

Estoy de acuerdo en que TVE no emita publicidad. Lo llevo diciendo desde hace un cuarto de siglo. Pero creo que se ha hecho muy abruptamente, casi de la noche a la mañana. Se podía haber imitado a la televisión publica alemana, que da algo de publicidad hasta que se inicia la franja “prime time”. Por otra parte, la Unión Europea cuestiona que las “telecos” tengan que financiar a TVE. La manera de podr enfrentarse a unos ingresos nulos en el capítulo publicidad. En resumen, no se quiere admitir el canon pero quien pagará la TVE “gratis”será el ciudadano.

La televisión privada es una actividad económica que tiene como meta obtener beneficios. Sus programas sirven para vender publicidad. Mientras que la meta de la televisión publica no es el beneficio económicos. Su gran meta es velar por el interés de la comunidad, elevar el nivel democrático y cultural de la sociedad, informar con honestidad, distraer mediante programas competitivos manteniendo el listón que separa la ética y la estética de la antiestética telebanalidad, lo que popularmente se llama telebasura.

Pero no creamos que telebasura son únicamente los programas de famosos y famosas,
El periodista Fermín Bocos, ha dicho que “la basura en los informativos es la información” Y no olvidemos, como ha dicho el también periodista Alfredo Urdaci, que “la telebasura también tiene ideología”.

mpiedrahita

http://
Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir