líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Carolo Valdivia Insights Analyst en Arena

Una propuesta de medición para las generaciones (III)

medicion generaciones

En los anteriores artículos sobre las generaciones discutimos la definición de generación y la importancia de cómo medirlas. Sabemos que una generación se caracteriza por la aparición de un hito histórico relevante, entendiendo relevante como aquel evento que genera un cambio en la movilidad social de padres respecto a hijos a nivel relativo (que cambia la tendencia entre hijos y padres) y del cambio de valores, algo que no ha ocurrido desde la ruptura entre la generación del baby boom y sus padres, en temas como el divorcio, aborto, religiosidad, etcétera.

También puntualizamos que comparar grupos de edad no significa comparar generaciones, pues estamos comparando simplemente momentos vitales diferentes que, obviamente arrojarán datos de diferencia comportamental más definidos por la circunstancia etaria que generacional.

Otro punto clave para poder dar las propuestas que nos permitan medir a las generaciones, es puntualizar lo sesgado que es asumir la idea de la juventud como un fenómeno homogéneo que atraviesa a todo un segmento de la población, de la misma manera simplemente por compartir edad. Esta tendencia, hoy en día, tiene el único objetivo de facilitar el análisis estadístico y la búsqueda de un insight tan potente como instantáneo.

Esto nos lleva a errores que proceden de una escuela que, en los lejanos años 20 del siglo pasado, concretamente en los departamentos universitarios de corte liberal, buscaba dar una explicación a los conflictos sociales de aquellos años alegando que, la variable que explicaba toda aquella conflictividad social era el choque generacional, buscando contraponerse a las explicaciones más cercanas al marxismo que alegaban que los conflictos se debían a variables relacionadas con el territorio, la distribución de los salarios, las condiciones de vida de la población… Más allá del conflicto político, hay que rescatar cómo un contexto histórico define y sesga el marco teórico y métrico de los análisis y hasta qué punto somos herederos de éste.

Dentro de aquellos padres de la idea de generación, hubo un sociólogo que aunó tanto el enfoque generacional surgido desde posiciones liberales con el conflictivista, más cercano al marxismo: Karl Mannheim, quien proporcionó un marco conceptual de análisis que sirve perfectamente para empezar a medir a las generaciones.

Consciente de lo sesgado que suponía agrupar por edades, introdujo dos conceptos clave: unidad generacional (UG) y posición generacional (PG). Estos conceptos hacen referencia a que, dentro de un mismo evento histórico que afecta a una cohorte determinada, hay diferentes unidades generacionales, unas que se ven más afectadas por este hito y otras en menor medida, asemejándose más a sus padres que los primeros. Estas UG vienen determinadas por las PG, es decir, todas aquellas variables de partida que determinan el lugar que ocupan los grupos sociales en dicha generación. La PG serían todas aquellas variables hereditarias: clase social, territorio, unidad familiar, nivel educativo de los padres… ¿Cómo funcionarían estos conceptos en un análisis aplicado?

Para empezar, debemos tener en cuenta que el único cambio confirmado a nivel generacional para los que nacieron a partir de los 80, los denominados millenials es el de la Segunda Transición Demográfica (STD) ¿En qué consiste? Es sencilla y llanamente el retraso de las etapas de la edad adulta a edades más avanzadas: matrimonio, paternidad y maternidad, estabilidad en el mercado laboral, independencia del hogar paterno, etc. Todo ello es un fenómeno que, además en nuestro país, por el peso tan elevado de las familias sobre labores que en otros países desarrolla el Estado, acentúa todavía más los efectos de la STD, tal y como refleja nuestra tasa de fecundidad de apenas 1,2 hijos por mujer (en Francia es 1,9) o el retraso de la independencia residencial (29 años frente a los 26,4 de la media europea). El enfoque de Mannheim nos permite observar cómo este fenómeno se dio con mayor acento en determinadas UG que empezaron a retrasar más la natalidad y los otros eventos. Estas UG que fueron vanguardia de dicho cambio generacional, venían determinadas por unas posiciones específicas: mujeres de rentas medias y altas, insertadas en el mercado laboral con altos niveles de cualificación de regiones muy urbanizadas. Dicha UG (mujer de renta media y alta de núcleos urbanos altamente poblados) lideró este cambio generacional, la STD, la cual acabó por completarse en los últimos 20 años, afectando al resto de UG. Por lo tanto, cabe resaltar dos claves al utilizar los conceptos de UG y PG:  hay que tener mucha precaución cuando existan UG que lideren cambios pues, estos pueden no acabar de permearse al resto de su generación, lo que nos llevaría a otorgar a una generación entera lo que solamente unos pocos están llevando a cabo; por el contrario, también podemos llegar a invisibilizar cambios generacionales por parte de UG que, al no disponer de PG que le permita entrar en la agenda mediática (ser menos urbanos, de menor renta, menor capital cultural…) se ignoren en el marco del análisis los cambios que pueden estar sufriendo, al no contemplar ciertas variables.

Por lo tanto, para ir acabando esta serie de artículos, ahora viene lo difícil y el gran reto: definir ese hito histórico, ver qué cambios se están dando (a nivel sociodemográfico, socioeconómico, actitudinal, valores…), sin caer en la trampa de comparar grupos de edad. De ahí la importancia de los estudios longitudinales sin los cuales es imposible determinar la existencia de generaciones distintas, pues nos estarán sesgando los momentos vitales y no los cambios generacionales, y a partir de determinar el hito y los cambios que se están dando, identificar qué UGs lideran dichos cambios y, por último, ver qué variables componen la PG la cual define a las UG que lideran el cambio generacional.

Nosotros, desde el departamento de Research &I nsights de Arena, ya estamos en ello.

Carolo Valdivia, Insights Analyst en Arena

¿Y qué hacemos con el dato?AnteriorSigueinteLa importancia de la escucha activa ante la aparición del consumidor responsable

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
Contenido patrocinado