Yo acuso, de inicua, a la campaña a esto-solo-lo-arreglamos-entre-todos.org

Es de sobra conocida la insólita campaña publicitaria “Esto-solo-lo-arreglamos-entre-todos.org” financiada con cuatro millones de euros por una alianza de muy grandes empresas españolas (Abertis, BBVA, Caja Madrid, Cámaras de Comercio, Cepsa, Endesa, El Corte Inglés, Iberdrola, Iberia, Indra, La Caixa, Mapfre, Mercadona, REE, Renfe, Repsol, Santander, SEOPAN, Telefónica) con portavoces muy conocidos e influyentes de la élite social y financiera de distintos espectros políticos (Javier Gómez Navarro, Antonio Garrigues Walker, Guillermo de la Dehesa y Miquel Roca i Junyent) que ha elegido el arriesgado nombre de “Fundación Confianza”.

Mucho se ha escrito sobre la campaña y es fácil encontrar las contraopiniones. Por mi parte, llevo varios días encontrándome la campaña publicitaria en aeropuertos, por las calles, la radio e Internet... en definitiva, por todas partes sometido a una importante presión tanto de Cobertura como de OTS. Lo que al final me lleva a unas reflexiones:

1) Estoy convencido de que aun siendo buena la intención original es induidable que el efecto de la campaña es muy negativo. Las buenas intenciones en origen (de haberlas, lo que no dudo) no deben dejar de considerar el efecto negativo que han conseguido.
En resumen, es una muy mala campaña publicitaria consiguiendo lo contrario de lo que se declaraba en origen como objetivo. Y no convendría que los promotores adoptaran una posición defensiva y elitista con el argumento de que no se ha entendido sus intenciones.

2) Me gustaría saber (y acepto que puedo estar siendo algo demagógico) el número de personas que han despedido, tanto las empresas como los portavoces como los colaboradores de la campaña, en los dos últimos años. En resumen, no hay mejor reputación que la que se construye sobre hechos y no intenciones.

3) La campaña por lo que he podido analizar ha tenido una respuesta bastante homogénea, en definitiva, se rechaza por falso, demagógico y cínico el slogan que apela a una suerte de solidaridad conjunta para solucionar algo de lo que la gran mayoría de la población no se siente responsable. En resumen, es imposible dar consejos morales a los ciudadanos, bajo sospecha de cinismo, ya que la percepción general es de que nadie de los promotores de esa campaña está sufriendo los efectos de la crisis como lo hace la gran mayoría de los ciudadanos.

4) La campaña tiene, al menos, un aspecto obsceno desde mi punto de vista, que reside en esa omnipresencia en calles, aeropuertos, medios de comunicación, Internet etc... y el gasto que oficialmente se ha desvelado con un único objetivo claro: hacer visible una url que no tiene contenido alguno relevante, se trata solo de algo intencional y tan vacío de utilidad como los omnipresentes carteles del Plan E. En resumen, una campaña con aparente sentido pero sin significado real alguno, que solo se percibe como un derroche inicuo de recursos. Si el problema de crisis de los medios de comunicación es que hace tiempo que abandonaron el concepto de verdad por el de la noticia, el de la publicidad es que hace tiempo que se desligó por completo de la realidad para intentar crear realidades paralelas, y eso en época de crisis es difícilmente aceptable.

5) Esta campaña resulta obscena también en la medida en que roza el insulto o como poco una falta de respeto a la inteligencia colectiva. En términos de El Padrino II nadie necesita una sola mentira más cuando ya sabemos la verdad. En resumen, como ciudadanos inteligentes no nos conformamos con mensajes inanes publicitarios aunque sean buenistas y voluntaristas; somos perfectamente conscientes de que ha vuelto a suceder lo de siempre: se privatizan los beneficios y se socializan las pérdidas y esta percepción no la puede cambiar ninguna campaña por muy bienintencionada que sea.

Miguel del Fresno

http://www.migueldelfresno.com
@Yo_Antitwitter
Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir