líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

AnunciantesAutor de la imagen: Abode of Chaos

Jeff Bezos deja su cargo de CEO, pero no se va ni mucho menos de Amazon

Jeff Bezos abandonará su cargo de CEO en Amazon tras tocar el cielo con su empresa en 2020

Jeff Bezos dejará de ser CEO de Amazon en el tercer trimestre de 2021 y entregará la dirección de la compañía a Andy Jassy, responsable de la división en la nube AWS.

Hace aproximadamente 27 años Jeff Bezos fundaba una librería online en un garaje en las inmediaciones de la ciudad de Seattle. De su fascinación por la entonces aún incipiente red de redes y de su gran visión terminó emergiendo una de la empresas más poderosas de todo el mundo: Amazon.

Más de un cuarto de siglo después de su nacimiento, el gigante del e-commerce se dispone a asumir cambios de gran calado en su dirección. Bezos dejará de ser CEO de Amazon en el tercer trimestre de 2021 y entregará la dirección de la compañía a Andy Jassy, el que es actualmente máximo responsable de la boyante división de computación en la nube de la multinacional estadounidense.

Con la renuncia de Bezos a su puesto de consejero delegado  no se finiquita, de todos modos, la era inaugurada por el empresario hace 27 años. Bezos tiene intención de seguir muy involucrado en Amazon.

Como presidente ejecutivo del consejo de administración de Amazon, Bezos continuará ejerciendo muchísima influencia en la compañía en el futuro. En un memorando hecho llegar a los empleados, Bezos, de 57 años, explica que su decisión no es en modo alguno retirarse. «No he tenido nunca más energía», asegura.

Bezos pretende seguir involucrado en Amazon el futuro y seguirá teniendo mucho peso en la compañía

En los años venideros, y en calidad de presidente del consejo de administración de Amazon, Bezos quiere volcar su atención y su energía en productos e iniciativas de nueva hornada.

Además, liberándose de su cargo de CEO de Amazon, el empresario tendrá más tiempo para otros proyectos como su compañía espacial Blue Origin o el prestigioso diario The Washington Post, del cual es propietario.

El 5 de julio de 1994 Jeff y su entonces esposa MacKenzie Bezos fundaron una pequeña librería online en la localidad de Bellevue, muy cerca de Seattle. Su criatura de llamó inicialmente Cadabra, pero fue muy pronto rebautizada como Amazon.

De acuerdo con la biografía de Bezos La tienda de los sueños, la pronunciación de «Cadabra» se parecía al parecer muchísimo a la del vocablo inglés «cadaver» (cadáver) y tan funesta coincidencia forzó el cambio de nombre.

Lo que comenzó como una pequeña tienda online enfocada a la venta de libros terminó convirtiéndose en el e-commerce más grande del mundo. Hoy por hoy Amazon es mucho más que una tienda online (pese a sus colosales dimensiones), opera múltiples filiales (una de ellas enfocada a los servicios en la nube) y es también propietaria de la cadena de supermercados Whole Foods.

Pero eso no es todo. En el pujante mercado del vídeo en streaming Amazon compite con el líder en este segmento, Netflix, de la mano de la plataforma Prime Video. Y con su propio servicio de logística Amazon pone en jaque a empresas muy veteranas en esta área como UPS, FedEx o DHL.

Nadie sabe a ciencia cierta en qué próxima industria tendrá a bien posar sus ojos (con el ánimo de revolucionar) Amazon, una empresa que ha convertido a Bezos en insultantemente rico en calidad de accionista mayoritario de la multinacional.

La segunda persona más rica del mundo tras Elon Musk

Con una fortuna estimada de 188.000 millones de dólares (155.400 millones de euros), Bezos es actualmente la segunda persona más rica del mundo después de Elon Musk, CEO de Tesla, de acuerdo con el Billionaires Index de Bloomberg.

Amazon no siempre lo tuvo fácil en los mercados bursátiles por culpa de unos números rojos que parecían abocados a convertirse en crónicos (y deudores en buena medida de los ambiciosos planes de expansión de la compañía). Pero desde que Bezos se las ingenió para su empresa generara beneficios de manera sostenible, Amazon se ha convertido en el «ojito derecho» de Wall Street.

En septiembre de 2018 Amazon se convirtió tras Apple en la segunda empresa cotizada en bolsa en rebasar la mágica cifra del billón de dólares de capitalización de mercado. Desde entonces las cosas no han hecho sino mejorar para Amazon, cuya capitalización de mercado ronda hoy por hoy los 1,7 billones de dólares.

La noticia de la renuncia de Bezos, conocida ayer, no tuvo demasiado impacto en los mercados bursátiles, donde Amazon siguió moviéndose en territorio seguro.

Amazon finiquitó el año con un resultados trimestrales históricos

Al fin y al cabo, Amazon refulgió con extraordinaria fuerza en el último y cuarto trimestre del año. En el periodo comprendido entre septiembre y diciembre de 2020 Amazon superó por primera vez los 100.000 millones de facturación gracias a la crisis del coronavirus, que está favoreciendo al comercio online, y a una temporada navideña excepcionalmente robusta.

En comparación con el mismo periodo del año anterior, los ingresos de Amazon pegaron una zancada del 44% hasta los 125.600 millones de dólares. Además, la compañía logró duplicar sus ganancias hasta los 7.200 millones de dólares en el último trimestre.

Durante el año 2020 en su conjunto Amazon obtuvo unos beneficios de 21.300 millones de dólares, un 84% más que en 2019.

Hoy por hoy aquello que más espolea las ganancias de Amazon no son tanto las ventas online como los servicios en la nube. En este sentido, tiene todo el sentido del mundo que Andy Jassy, responsable de esta división, sea el reemplazo de Jeff Bezos al frente de Amazon.

AWS, la plataforma de computación en la nube de Amazon, incrementó sus ingresos en un 28% hasta los 12.700 millones de dólares en el último trimestre. Y sus beneficios operativos escalaron un 37% hasta los 3.600 millones de dólares.

Con su fenomenal éxito al frente de Amazon, Bezos se ha granjeado quizás más enemigos que amigos. A su empresa se la acusa a menudo de destruir el comercio minorista con su grandísimo poder de mercado y su política de precios bajos.

Amazon es asimismo puesto de manera sistemática en la picota por las controvertidas condiciones laborales de los empleados en sus almacenes y en sus centros de su logística.

Sin embargo, los enemigos más poderosos de Bezos eran hasta hace poco la Casa Blanca y el que era hasta hace apenas unas semanas su inquilino: Donald Trump. Aquella enemistad estaba anclada sobre todo y ante todo en The Washington Post, propiedad de Bezos y muy crítico desde siempre con el que fuera presidente de los Estados Unidos.

Fernando Nasuti-Wood, nuevo Director Senior de Marketing de LEGO para Iberia y FranciaAnteriorSigueinteCirce F. Ervina se incorpora a PS21 como producer

Noticias recomendadas