Digital

Las mil y una oportunidades marketeras de los chatbots

De ciencia ficción a fenómeno de masas: el fenomenal ascenso a los altares de los chatbots

De ciencia ficción a fenómeno de masas: el fenomenal ascenso a los altares de los chatbotsHace algunos años, cuando hablábamos de inteligencia artificial, acudían casi instantáneamente a nuestras retinas personajes ficticios como R2-D2 o RoboCop. Antaño al abrigo de la ciencia ficción, la inteligencia artificial ha desembarcado silenciosamente en el mundo real. De hecho, mucha gente no es consciente de estar beneficiándose en su día a día de la inteligencia artificial y sus múltiples prodigios.

Según un reciente estudio de la empresa especializada en inbound marketing HubSpot, el 63% de los consumidores confiesa no tener muy claro cuando utiliza o no tecnología pertrechada de inteligencia artificial. Y muchos usuarios se les escapa, por ejemplo, que asistentes virtuales como Alexa, Siri o Google Assistant albergan un cerebro provisto de inteligencia artificial en sus entrañas.

Tales asistentes virtuales, capaces de aprender de manera continuada y estar así en posición de interpretar de manera excepcionalmente precisa lo que llega a sus oídos, se han hecho omnipresentes (más de lo que creen muchos consumidores).

Las posibilidades de los parlanchines chatbots son casi infinitas: desde la integración a modo de “skill” en Alexa, a la prestación de servicios de atención al cliente en Facebook Messenger, pasando por la asistencia al consumidor en sus sesiones de “shopping” en las webs de e-commerce.

Convenientemente integrados en las tiendas online, los chatbots pueden liberar a éstas de complejísimos menús y filtros de búsqueda. Colgados del brazo de una buena base de datos, los chatbots están en posición de hacer mucho más fáciles las compras online.

Como bien saben Amazon, Netflix y Spotify, las recomendaciones personalizadas de productos son armas marketeras de atracción masiva que, de la mano de los chatbots, podrían incrementar aún más su poderío.

Además, de la mano de plataformas adecuadas de gestión de contenidos, en el futuro crear un chatbot e integrarlo en una página web será casi coser y cantar.

Del “boom” de la inteligencia artificial se beneficiarán no sólo lo consumidores de a pie sino también aquellos que se dedican profesionalmente al marketing. Con ellos en mente ha sido diseñado, por ejemplo, GrowthBot, un chatbot especialmente pensado para atender las necesidades de los profesionales del marketing y la publicidad.

GrowthBot puede ser integrado en Slack, Twitter y Facebook Messenger, y asociado a herramientas de análisis, proporciona a los marketeros información sobre el rendimiento de sus diferentes acciones de marketing.

Este chatbot dispone además de “superpoderes” suficientes para analizar temas de candente actualidad, buscar información de trasfondo y proponer posibles entradas para blogs.

La inteligencia artificial se ajusta también como un guante a la automatiozación de marketing, poniendo en manos de los marketeros información para hacer llegar sus contenidos a la audiencia en el momento adecuado.

Otra aplicación marketera de la inteligencia artificial es el enriquecimiento inteligente de datos, vital, por ejemplo, para el desarrollo de nuevos productos y para conectar más eficientemente con la audiencia.

De cara a 2018 la inteligencia artificial continuará pegando el estirón y abrirá un nuevo capítulo repleto de oportunidades para los marketeros, que podrán utilizar esta tecnología para alumbrar nuevos desarrollos, personalizar la comunicación con el cliente, brindar éste un servicio al cliente de primerísima calidad y dar alas a la eficiencia y a la eficacia.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir