Digital

La inteligencia artificial, los robots y la necesidad de regulación

La humanización de los robots, en el punto de mira legal

La humanización de los robots, en el punto de mira legalCon el desarrollo, cada vez más rápido, de la robótica y de la inteligencia artificial, el mundo está cambiando a pasos agigantados y lo que hace unos años veíamos como una realidad futura, ahora ya forma parte del presente.

Y, como de costumbre, la ley siempre va un paso por detrás de la tecnología. Es por ello que, con el objetivo de adelantarse y prevenir consecuencias nefastas derivadas de los nuevos desarrollos, la comunidad científica y tecnológica ya reclama la necesidad de legislar en torno a los robots.

Aunque, de momento, tan solo se encuentran en su fase inicial, no tardarán mucho tiempo en ser máquinas capaces de responder en tiempo real a acciones humanas sin ser previamente programados.

Estas capacidades traen, sin duda, enormes ventajas en muchos terrenos pero, al mismo tiempo, suponen una amenaza.

Hace unas semanas, 144 líderes tecnológicos, entre ellos Elon Musk, firmaban una carta abierta en la que advertían de los peligros que entraña la inteligencia artificial aplicada a la robótica, asegurando que es “la mayor amenaza a la que nos enfrentamos como civilización”.

A ellos se les unen investigadores como Ryan Calo, catedrático de Derecho en la Universidad de Washington, quien, tras analizar numerosas sentencias sobre robots, concluye que la justicia considera esta tecnología como herramientas programables, una visión que no se corresponde con la realidad.

Y es que, si las máquinas adquieren comportamientos humanos, ¿deberían ser consideradas moralmente o, al menos, legalmente como tal?

Para David Hanson, fundador de Hanson Robotics, el desarrollo de pensamientos morales en los robots, aunque es algo probable, todavía es lejano pues para ello precisan entender la comunicación no verbal de los humanos.

Henny Admoni, profesor en el Instituto de Robótica de la Universidad Carnegie Mellon, agrega en Financial Times, que es la cada vez mayor independencia con la que trabajan los robots, al haber sido diseñados por humanos, lo que les hace susceptibles de juicio ético.

Es algo pronto todavía, para Murray Shanahan, investigador en Google DeepMind, para hablar de responsabilidad. “Considero que no es el momento para hablar sobre los derechos de los robots aunque coincido con los que creen que, algún día, los robots tendrán una conciencia”, asegura.

Sin embargo, hoy en día, la evolución de la tecnología es tan impredecible y su avance tan rápido que es casi obligatoria una regulación al menos preventiva.

El Parlamento Europeo ya ha iniciado los trámites para poner en marcha la creación de una comisión de expertos en robótica e inteligencia artificial que explore la posibilidad de regular este ámbito.

Te recomendamos
En otras webs

FOA2018

A3Media

Rakuten

Telepizza

Compartir