líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Por qué la hipotética desaparición de Facebook e Instagram en Europa provoca más regocijo que fastidio

Social Media MarketingLa noticia de una eventual desaparición de Facebook e Instagram en Europa no se ha traducido en verdadera desazón

¿Le importa de verdad a alguien que Facebook e Instagram desaparezcan?

Por qué la hipotética desaparición de Facebook e Instagram en Europa provoca más regocijo que fastidio

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

En las redes sociales buena parte de los usuarios se han referido a la hipotética desaparición de Facebook e Instagram en Europa con más ánimo de guasa que con verdadera desazón.

Una cita agazapada en el (soporífero) informe anual que Meta ha hecho llegar a la Comisión del Mercado de Valores (SEC) ha provocado un auténtico terremoto en la red de redes. En el informe de marras el grupo liderado por Mark Zuckerberg asegura que «probablemente no podrá continuar ofreciendo en Europa productos y servicios como Facebook e Instagram». Semejante eventualidad solo se produciría, eso sí, si en Europa dejara de haber una legislación en base a la cual Meta pudiera transferir los datos de sus usuarios europeos a sus servidores en Estados Unidos.

Pero, ¿está realmente Zuckerberg dispuesto a retirar sus dos plataformas más importantes en Europa? ¿Es esta posibilidad una amenaza velada a la Unión Europea? ¿Es de verdad posible que millones de europeos se queden compuestos y sin Facebook e Instagram en breve?

Lo que provoca zozobra a Meta, entre otras cosas, es un fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que abolió el marco legal para la transferencia de datos «Privacy Shield» y también una advertencia de la Comisión de Protección de Datos de Irlanda.

Si Meta se viera privado de la posibilidad de compartir datos entre diferentes regiones, su negocio publicitario se vería inevitablemente afectado, asegura la compañía en el informe remitido a la SEC.

Sin embargo, y más allá del pasaje referido a un eventual cierre de Facebook e Instagram en Europa, el último informe anual de Meta no difiere demasiado de los informes hechos llegar otros años a la SEC, asegura Max Hoppenstedt en un artículo para Spiegel.

De la lectura del informe se colige en todo caso que ser confrontado con regulaciones más estrictas en lo que a la privacidad de los datos se refiere parece ser el principal problema de Meta. Y de manera indirecta en su informe la matriz de Facebook parece dar pistas a los políticos sobre lo que deberían hacer para que grandes corporaciones como Meta gestionaran los datos de sus usuarios de manera diferente y limitaran su corrosiva influencia en la red de redes.

¿Y si la eventual desaparición de Facebook e Instagram en Europa no le importara a nadie en realidad?

Leyendo el cacareado informe de Meta casi da la impresión de que Europa haría bien en aplicar una regulación más estricta y consistente a todas las plataformas que operan en su territorio.

La hipotética desaparición de Facebook e Instagram de tierras europeas difícilmente se traduciría, sin embargo, en mejora alguna. La desinformación, la radicalización y el odio canalizados actualmente por estas dos plataformas serían trasvasados simplemente a otros canales.

No corren, de todos modos, buenos tiempos para Meta. La semana pasada el valor de sus títulos se hundía en los mercados bursátiles tras darse a conocer que el número de usuarios diarios activos de Facebook se había contraído por primera vez. Y en lo que parece una huida hacia adelante para alejarse de su presente y de su pasado, Zuckerberg está empeñado a jugárselo todo a la carta del metaverso.

Una portavoz de Meta ya ha confirmado que la compañía no tiene en realidad intención de esfumarse en Europa (sugiriendo que lo contenido en el informe remitido a la SEC es más un «farol» que otra cosa).

En la construcción del metaverso en la que anda afanado actualmente Zuckerberg resulta poco probable que su compañía esté realmente dispuesta a renunciar de veras al lucrativo mercado europeo. Además, Meta no es tampoco ni mucho menos la única empresa a la que le gustaría contar con un marco regulatorio más claro en cuanto a las transferencias transatlánticas de datos.

Más problemática que la transferencia transatlántica de datos parece otra cuestión: en las redes sociales buena parte de los usuarios se están refiriendo a la teórica desaparición de Facebook e Instagram en Europa con más ánimo de guasa que con verdadera desazón.

Y es que parece a muchos usuarios de Facebook e Instagram no les importaría que ambas plataformas desaparecieran de sus vidas. De todo ello (que es gravísimo) Meta no dice, no obstante, una palabra en el informe enviado a la SEC, concluye Hoppenstedt.

 

Safety Cloud garantiza el regreso seguro a eventos y reuniones presencialesAnteriorSigueinteOgury nombra a uno de los referentes del sector, Geoffroy Martin, como Chief Operating Officer

Contenido patrocinado