líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Cómo optimizar el surtido de productos en el gran consumo y no perder en el intento

MarketingUnos pies que suben unas escaleras azules

Las beneficios de que el gran consumo optimice los productos

Cómo optimizar el surtido de productos en el gran consumo y no perder en el intento

Para el sector del gran consumo puede resultar negativo tener un surtido muy amplio en el que solo se vendan unos pocos productos concretos. Estas son las ventajas de optimizar las estanterías.

Año tras año surgen nuevas marcas y productos a los que los fabricantes y el sector del gran consumo tienen que hacer hueco en las estanterías. Es positivo que haya una oferta variada, pero para esta industria puede acabar resultando negativo. Por este motivo resulta necesario poner en orden un surtido que ha crecido sin cesar en las últimas temporadas.

En España, por ejemplo, las categorías de cervezas, bollería o leche, concentran sus ventas en muy pocos productos. Esto implica que hay una ingente cantidad de referencias ocupando espacio en el lineal y vendiendo menos de lo deseado. Desde NielsenIQ afirman que la forma de lograr una mayor rentabilidad es que el gran consumo evalúe ese surtido del que hablamos.

«Tanto para los fabricantes como para la distribución, más no es más, sino más bien lo contrario, ya que los fabricantes acaban invirtiendo en producción y espacio en los estantes de las tiendas para productos que no añaden valor. Esto merma sus márgenes de beneficio y aumenta la probabilidad del fuera de stock», comenta Carmen Velarde, Sales Manager Analytics de la compañía.

También hay que tener en cuenta los cambios del comportamiento en el consumidor a raíz de la pandemia. Se trata de una razón más para que la industria del gran consumo reevalúe su surtido. En primer lugar, hay muchas personas que están racionalizando sus presupuestos y se han vuelto más exigentes sobre qué, dónde, cuándo y dónde compran.

El aumento del comercio electrónico y la mayor confianza para comprar online hacen que los compradores visiten las tiendas físicas con menos frecuencia. Cuando lo hacen, vienen preparados con listas y dedican menos tiempo a buscar en los lineales. «El reto para fabricantes y retailers es asegurarse de que los productos y las marcas que ofrecen, se adapten a los consumidores de todos los niveles económicos, sin dejar de ser rentables y eliminando los no esenciales», afirma Velarde.

Los beneficios para el sector del gran consumo de conseguir un surtido óptimo

Entre los beneficios de disponer de un surtido óptimo encontramos una bajada de los costes. Un reciente estudio de NielsenIQ afirma que en los cinco principales países europeos se lanzan diariamente una media de 120 nuevos artículos. Sin embargo, el 30% de las innovaciones no reciben suficiente apoyo para desarrollar su potencial.

Por otro lado, estudios complementarios de Bain & Company demuestran que una reducción de entre el 10 y el 20% de las referencias puede suponer un ahorro de hasta el 10% en los costes de producción. Pero no es el único ámbito, puesto que puede llegar hasta el 10% en los costes de la cadena de suministro, otro 10% en el stock y hasta el 5% en materias primas y embalaje.

Velarde insiste en que esta optimización no consiste únicamente en eliminar las referencias con pocas ventas. En este proceso hay que entender el papel que juega cada producto, cómo interactúa con los demás y qué aporta a la categoría. «Pueden eliminar pérdidas, aumentar la rentabilidad y reinvertir los beneficios en el desarrollo de nuevos productos, lo que, en última instancia, captará nuevos compradores», afirma. «Esto supone la victoria para el comprador, para el fabricante y una victoria para el distribuidor», concluye la profesional.

L'Oréal lanza un etiquetado en España para mostrar el impacto de sus productosAnteriorSigueinteCómo digitalizar una empresa en 10 pasos

Noticias recomendadas